Carlos Abarca Labrín; LOURDES: TRADICIÓN EN FARMACIA

Noticias
Tipo de Letra

Carlos Abarca Labrín tiene una memoria prodigiosa. Se sabe el nombre, compuesto químico y la ubicación en los aparadores de cada uno de los remedios que vende en su farmacia. Atraída por la atención personalizada y los buenos precios, al local ubicado en la avenida Manuel Rodríguez llega gente de toda la comuna y sus localidades rurales, siendo las personas de la tercera edad los más fieles clientes de este rancagüino que llegó a la capital de la Provincia de Colchagua hace tres décadas, cautivado por el eslogan "San Fernando, la Ciudad del Progreso".

Don Carlos. ¿Cuéntenos de sus orígenes?
Nací en Rancagua hace 65 años. Soy hijo de un matrimonio que tuvo tres hijos. Mi padre, Carlos Abarca, era comerciante y tenía una carnicería, y mi madre, Eliana Labrín, era dueña de un almacén, por eso siempre digo que nací tras un mostrador.

¿Cómo fue su infancia?
Tuve una niñez muy buena. Era una época en que nos dedicábamos a estudiar y no teníamos los distractores que tiene la juventud actual como los celulares y otros aparatos tecnológicos. En esa época jugábamos a la pelota, al trompo y a elevar volantines, entretenciones que los niños poco practican en la actualidad.

¿Dónde realizó sus estudios?
Estudié en el Instituto O'Higgins de los Hermanos Maristas. Después, me fui a Santiago, dejando dos carreras a medio andar, aunque con el tiempo saqué un título de administrador de empresas en el Inacap que me ha sido de mucha utilidad en mis emprendimientos.

¿Cómo y cuándo llegó a San Fernando?
A esta comuna llegué atraído por las palabras del presidente de la Confederación Nacional del Comercio Detallista y Turismo de Chile, don Rafael Cumsille, quien un día acuñó el eslogan "San Fernando, la Ciudad del Progreso", algo que me quedó dando vueltas. No lo pensé mucho y me vine junto a mi esposa Teresa Holmgren, quien es química farmacéutica.

¿O sea que su esposa lo impulsó a instalarse con una farmacia?
En Rancagua estuve hasta los 32 años de edad. Allá tenía dos negocios: Un centro de llamadas y una fuente de soda pequeña. Sin embargo, debido a la profesión de mi Teresa, decidí hace tres décadas aventurarme con la "Farmacia O`Higgins", que quedaba en la Avenida O`Higgins 735, frente al Polis Bar, negocio que pertenecía a Guido Polidori. Sin embargo, nos costó mucho al principio, ya que debimos competir con las grandes farmacias que había en ese entonces como la Martínez, Isbej, Fuentes y San Fernando Centro.

¿Cómo nació "Farmacia Lourdes"?
Cuando nos trasladamos a este local, ubicado en la avenida Manuel Rodríguez 1079, decidimos cambiarle el nombre al negocio, llamándolo "Farmacia Lourdes", en homenaje a la Virgen de Lourdes. No ha sido fácil competir con las grandes cadenas, pero gracias a Dios la gente de San Fernando y de algunas comunas cercanas como Chimbarongo, nos ha preferido por nuestra atención personalizada y precios convenientes.

¿Ese es el sello de "Farmacia Lourdes"?
La atención personalizada es algo que nos distingue de las grandes cadenas. Acá puede llegar usted y preguntarnos por un remedio durante 10 minutos y no hay problema, nadie lo obliga a comprar, en cambio, en las otras farmacias los trabajadores están obligados a atender rápidamente a los clientes, ya que ellos ganan por comisión. En "Farmacia Lourdes" les tenemos un buen sueldo a los trabajadores, más las gratificaciones correspondientes, las horas extras y los descuentos previsionales, contando con siete personas contratadas y dos part time, que son jóvenes universitarias.

¿Cómo es el cliente tipo de su negocio?
Procuramos atender con cariño y esmero al cliente. Atendemos principalmente a la clase media y baja, además de mucha gente proveniente del campo. Muchas veces llegan clientes a los que no les alcanza el dinero para adquirir un medicamento, por lo que a menudo les hago importantes descuentos o incluso se los doy gratis. Se debe ser agradecido de lo que la vida nos ha dado y si puedo ayudar, por qué no hacerlo.

¿Cuáles son sus clientes regalones?
Sin duda son los adultos mayores, quienes son nuestra clientela mayoritaria, ya que la población chilena está envejeciendo en forma extraordinaria y gracias a los remedios y a los buenos médicos con que contamos en San Fernando, la esperanza de vida se ha extendido notablemente. Por ello, es loable destacar la Tarjeta del Adulto Mayor Municipal (TAM), impulsada por el alcalde Luis Berwart, que puede usarse en esta farmacia y demás comercios asociados y que trae consigo importantes descuentos.

¿Cómo ve el San Fernando actual?
Debo admitir que con Luis Berwart como Alcalde, San Fernando ha progresado mucho. A él lo conocí cuando era un muchacho que llegó junto a su padre, quien era un gran emprendedor y tuve el agrado de ser su amigo. Durante esta administración, qué como todas, no ha estado exenta de problemas, se construyó un mall y se han levantado grandes edificios. Sin embargo, es de esperar que la ciudad siga creciendo hacia arriba y no hacia los lados, porque de lo contrario, va a pasar que perderemos los terrenos para cultivar. También se debe destacar la inversión pública impulsada por el municipio como la reposición de la "Piscina Municipal", al igual que la remodelación del "Parque Abel Bouchón" y el Paso Bajo Nivel de Manso de Velasco, entre otras obras.

¿Qué espera de la Vida Carlos Abarca Labrín?
Tengo una linda familia junto Teresa Holmgren y mis hijos, Claudio, que es ingeniero comercial, y Carolina, que es abogada. Espero ser abuelo y que todos mis trabajadores cumplan sus deseos, igual que mi familia esté bien. En lo personal quiero durar algunos años más para tener algo que contar y que alguien se acuerde de este rancagüino que optó por San Fernando para vivir./

________________________
Farmacia Lourdes
Manuel Rodríguez 1079
Lunes a sábado: 09.00 a 21.30 horas.
Domingo: 09.30 a 14.00 horas.
Entrevista y Fotos: Emilio Benavides Terzolo

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS