DECLARACIÓN PÚBLICA

Artículos
Tipo de Letra

La Unidad de Pastores de San Fernando (UPASAF) emite la siguiente declaración apuntando a los tristes momentos en que se encuentra nuestro país. Estamos consientes que muchos hechos y circunstancias que desde hace muchos años vienen sucediendo en nuestra sociedad han minado las bases de ella produciendo los conflictos que tenemos a la vista. Por otro lado, como ministros del evangelio confesamos nuestro pecado que se traduce en una falta de ferviente oración por nuestros gobernantes, como lo demanda la Palabra del Señor.

¿Qué hacer en circunstancias tan delicadas como las que vivimos? Es una inquietante pregunta. En consonancia con la confesión de nuestro pecado y siendo consecuentes con el evangelio que predicamos, antes de cualquier otra acción, a la Iglesia de Cristo le corresponde orar. Oramos por nuestros gobernantes, no porque creamos que todo lo hacen bien; sino justamente para que Dios les conceda en su gracia la sabiduría y justicia para gobernar, es lo que nos exhorta su Palabra: "Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos, especialmente por los gobernantes y por todas las autoridades, para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna. Esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador" (1ª Timoteo 2: 1-3). Oramos para que el Todopoderoso y Soberano Señor siga en control de todas las cosas y sea primeramente Él quien haga justicia: "No te irrites a causa de los impíos ni envidies a los que cometen injusticias; porque pronto se marchitan, como la hierba; pronto se secan, como el verdor del pasto. Confía en el SEN~OR y haz el bien; establécete en la tierra y manténte fiel" (Salmo 37: 1-3). "Mía es la venganza; yo pagaré. A su debido tiempo, su pie resbalará. Se apresura su desastre, y el día del juicio se avecina" (Deuteronomio 32: 35). Pero, también oramos para que nosotros podamos influir en una sociedad ajena al evangelio de Cristo Jesús, viviendo vidas acordes a ese evangelio transformador.

"En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio" (Tito 2: 11-12). "Mantengan entre los incrédulos una conducta tan ejemplar que, aunque los acusen de hacer el mal, ellos observen las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios en el día de la salvación" (1ª Pedro 2: 12). Que nuestro Señor nos ayude en estos difíciles y tristes momentos. Animamos a nuestros hermanos a unirse en oración por nuestro amado país.

Que el Soberano Dios guarde y bendiga nuestra nación esperanzados en que vendrá el día en que gozaremos de cielos y tierra nuevos.

"El producto de la justicia será la paz; tranquilidad y seguridad perpetuas serán su fruto" (Isaías 32: 17)./

Rev. Jean J. David V.
R. Públicas UPASAF