• HEADER CODELCO 2

En San Fernando se realizó seminario de actualización de normativa de inocuidad

Noticias

En la instancia participaron expositores del Servicio Agrícola y Ganadero, del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA, y de la Fundación para el Desarrollo Frutícola, FDF, y también representantes de diversas empresas agroexportadoras de la región de O’Higgins.

Con la presencia de diversos representantes de la actividad exportadora hortofrutícola de la región, se desarrolló en el Auditorio de la Universidad de O’Higgins, sede San Fernando, el Seminario de Actualización de la Normativa de Inocuidad.

En Chile la implementación de la norma de inocuidad, vigente desde el año 2021, se facilitó puesto que ya existía evidencia que buena parte de los productores y establecimientos nacionales que manipulaban y procesaban frutas y hortalizas, destinadas a la exportación, contaban con programas de inocuidad implementados de acuerdo a estándares privados, y en algunos casos, estaban certificados por organismos de certificación de tercera parte. Sin embargo, en los reportes oficiales de las auditorías realizadas por las autoridades competentes en materia de inocuidad de los mercados importadores, se señalaba que era necesario establecer acciones y medidas oficiales que permitieran probar la eficacia de estos programas. Y eso se comenzó a resolver con la implementación de la Resolución 7550 del Servicio Agrícola y Ganadero.

Durante la realización del seminario, Rodrigo Sotomayor, jefe del Departamento de Regulación y Control de Insumos Silvoagrícolas del SAG, sostuvo que “la norma fue publicada el año 2021 y estamos en una etapa de implementación dentro de las cuales considera difusión a las contrapartes y también una valiosa oportunidad para que nuestros inspectores e inspectoras se capaciten, actualicen y hoy día conozcamos cómo los protocolos privados aportan subsidiariamente el cumplimiento de la normativa de la Resolución 7550 de inocuidad.”

En la misma línea, Ricardo Adonis, Gerente de Desarrollo de la Fundación para el Desarrollo Frutícola, afirmó que “es muy importante la implementación de las inspecciones a las instalaciones productivas, porque ahí es dónde se va a verificar si la norma que está escrita puede dar cuenta de la realidad. Y un punto importante dentro de esto es tener informados a los inspectores de SAG para que puedan aplicar el conocimiento técnico de inocuidad alimentaria a lo que están viendo”.

Una norma que apoya a las exportaciones

La norma establece el sistema de control oficial de inocuidad en la cadena agroalimentaria de los productos hortofrutícolas primarios destinados a la exportación, validando el sistema de registro agrícola como el sistema informático oficial a través del cual cada participante deberá realizar su inscripción y declarar la información asociada a la actividad que desarrolla en la cadena agroalimentaria de exportación.

La norma chilena sobre inocuidad abarca a las frutas y hortalizas que tienen como uso previsto el consumo humano en el extranjero, en estado fresco, congelado, deshidratado o de naturaleza seca, que sean producidos, procesados, embalados y almacenados con fines de exportación. También considera las frutas y hortalizas importadas que se procesan para la exportación.

La reglamentación establece, además, que la responsabilidad de asegurar la inocuidad de los productos hortofrutícolas destinados a la exportación radica en los actores privados que los producen, procesan, importan, embalan, almacenan y exportan. Para ello, el SAG verifica la eficacia de la implementación y mantención de los sistemas de aseguramiento de la inocuidad que cada participante ha definido, en base al riesgo de su propio proceso, realizando visitas de supervisión a estas instalaciones.

Respecto a los desafíos actuales de la implementación de la normativa, Noemí Zúñiga, consultor senior para el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA, indicó que “hoy día el desafío principal es entender que el factor de inocuidad no es un factor que entra en el precio del producto. Tú puedes comprar color, puedes comprar tamaño, puedes comprar variedad, puedes comprar vida útil, puedes comprar en base a diseño. Pero la inocuidad no debería estar dentro del precio, porque nadie que come un alimento quiere enfermarse por comer. Por lo tanto, la inocuidad es como lo que esperas de una manzana jugosa, es parte inherente del producto, no un bien de consumo.”

Rancagua

22°

Soleado
San Fernando

23°

Soleado
San Vicente

19°

Soleado
Pichilemu

16°

Soleado
Santa Cruz

23°

Soleado