SAN FERNANDO LITERARIO

Artículos
Tipo de Letra

Continuamos con la serie de Reportajes correspondientes al Proyecto: "San Fernando Literario", que convocó a escritores locales y connotados Escritores Nacionales. Este 2° Reportaje está dedicado a Robinson Álvarez Cubillos, nacido en Teno, y que adoptó esta tierra como suya. Tecnólogo Médico que ejerció por años en el Hospital de San Fernando, deportista y eximio bailarín de cueca, animador de los eventos realizados por El Centro de Extensión Cultural LibreArte (del cual es integrante). Observador perspicaz de lo cotidiano, ingenioso y bueno para crear y contar chistes. Comenta con Nicolás Gangas todas las tardes la contingencia del deporte, desde la Radio Manuel Rodríguez.

Escribe hace bastantes años poesía, relatos y textos dedicados a los integrantes de su grupo familiar, y a las personas e instituciones de las que ha sido parte. Reunió esos escritos; se seleccionaron, corrigieron, y fueron entregados para ser publicados en su primer libro: "Mañana es sábado". De esta forma LibreArte cumple con uno de sus objetivos prioritarios: Ayudar a difundir y fomentar a los escritores locales.

Jorge Albornoz Figueroa
Presidente Centro de Extensión
Cultural LibreArte
De San Fernando

ADIÓS, VIEJO HOSPITAL

Hace algunos años llegué hasta tus muros
recién iniciaba mi vida profesional,
comenzaba a forjar mi futuro,
en tu alero me cobijaste, viejo Hospital.

¡Cuántos recuerdos vienen a mi mente!
Tantos que es difícil expresarse,
¡Cuántos funcionarios, cuántos pacientes!
Han llegado a ti, unos a trabajar, otros a sanarse.

En ti hemos vivido parte de nuestras vidas.
Tantas alegrías, tantos sinsabores,
tantas experiencias compartidas,
contigo han nacido tantos amores.

Con el tiempo te hemos llegado a querer,
Ya formas parte de nuestro patrimonio.
¡Cómo olvidar que en ti conocí a la mujer,
con la que un día contraje matrimonio!

¡Cuán deterioradas están tus murallas!
Por ti, sempiterno será el cariño,
has soportado tantas batallas,
¡Gracias, porque en ti nacieron mis niños¡

Largo y duro ha sido tu andar.
La necesidad, el progreso, dicen que a poco haz de morir;
lo que te botaron, ya no volverá a levantar.
Ya casi listo está, el que te ha de sustituir.

Aunque caigas todo, completa tu estructura,
aunque total sea tu demolición,
no olvidaremos de tus jardines la hermosura,
siempre tu recuerdo irá en nuestro corazón.

¡Qué tristeza sentí, casi morí de espanto,
la emoción formaba en mis ojos un velo,
el día en que el naranjo y el palto,
en silencio murieron, cayendo en trozos hasta el suelo.

Tu capilla, tus patios, tus pasillos, tus salas,
en fin, todos y cada uno de tus rincones,
sólo serán nostalgia que del pasado nos separan,
aunque nos dejen algunos de tus alerones.

Quizás muchas queden en el tintero,
en este mi sencillo homenaje,
pero ha sido con sentimiento sincero,
con pena, con dolor, sin ambages.

Y aunque la angustia aflige mi alma,
este lo quiero terminar,
tratando de no perder la calma:
¡Hasta siempre, viejo y querido Hospital ¡

(Escrito en 1989 cuando se construía el nuevo edificio del Hospital de San Fernando).