Rogativa de We Tripantu unió a Graneros

Artículos
Tipo de Letra

El año nuevo mapuche, conmemora la fiesta solsticial marcada por la noche más larga del año en hemisferio sur y es un acto místico de la cosmovisión mapuche que se realizó en la plaza de armas de la comuna.

En torno al Rehue de la Plaza de Armas de Graneros y mirando al sol la organización mapuche We Rayen Mapu (Nueva Tierra Florecida), comenzaron cantando y tocando sus instrumentos musicales bajo la lluvia para abrir la rogativa de nuestro pueblo originario en la ceremonia ancestral del We Tripantu. Allí reunidos mapuches, huincas y autoridades se buscó el contacto con la tierra a través de ofrendas, bailes y música.

Por su parte, el lonko, Walter Pïchilonco quien encabezó la ceremonia y es presidente de la agrupación Wa Rayen Mapu, explicó que "Creo que es fundamental en un pueblo como Graneros, que está la mayor cantidad de mapuches (de la región), que se haga este tipo de actividad para que nuestros peñis (hermanos) se valoren, se identifiquen como tal que son mapuches, que no se avergüencen, que la discriminación ya pasó. Así que nosotros como mapuches, tenemos más fuerza, más newen para salir adelante y eso es lo que nosotros como agrupación, nuestras mujeres, nuestros peñis venimos haciendo hace más de 10 años, ha sido difícil pero la reivindicación de nuestra cultura ha sido más fuerte, lo que valoramos como agrupación y vamos a seguir trabajando y luchando para que nuestra cultura no se pierda y que todo esto sea algo que quedé para los niños, para la juventud porque ellos son el futuro de nuestro pueblo".

Además, agradeció la gestión edilicia para mantener viva su cultura. "Con todas las cosas que ha hecho por nosotros, hemos sentido el apoyo del alcalde. Ha demostrado que ha estado con nosotros".

En tanto, el alcalde Claudio Segovia manifestó que la comunión vivida en el acto es un reflejo de "Lo que debemos agradecer a este pueblo por estar con nosotros y contribuir a que sea un mejor Graneros. Queremos agradecerles por entregarnos con su cosmovisión el valor de la tierra, del cielo y de los árboles, porque hay muchas hombres y mujeres que no entienden, ni valoran que en los tiempos que vivimos, tiempos de las postrimerías de la destrucción del planeta, necesitamos gente como ustedes, gente de la Tierra".

AMU PURRÚN

Tras la realización de la rogativa en la Plaza de Armas, los concurrentes se trasladaron al Liceo Hernán Olguín Maibee, donde compartieron comida mapuche, y luego se realizaron una nueva sesión de música y baile, en torno al canelo y ofrendas que se dispusieron especialmente. Al respecto, luego de concluida la jornada con un Amu Purrún (despedida), en la que participaron todos los asistentes, el músico Walter Pichilonko Torres dijo que "Ha sido una bendición enorme del Iñ Chau Ngenechén, el padre nuestro, que nos da la vida, la salud, el trabajo, el dinero y el amor. (...) bien contento por los peñis y la ceremonia que nos estuvieron acompañando, nuestro alcalde y sus colaboradores, estamos agradecidos de todos"./

Rodrigo Dávila