Llaman a reforzar la prevención del cáncer cervicouterino

Artículos
Tipo de Letra

A pesar de la gratuidad del Papanicolau en el sistema de salud público y privado, las mujeres no se realizan este importante examen preventivo.

En Chile, anualmente se detectan más de 1.500 nuevos casos de cáncer cervicouterino, segunda causa de muerte por cáncer en mujeres en edad reproductiva (15 – 44 años), según la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, Globocan.

Provocado por el Virus Papiloma Humano (VPH), que se transmite por contacto durante las relaciones sexuales, esta patología consiste en una alteración celular que se manifiesta inicialmente a través de lesiones de lento desarrollo en el cuello del útero.

De los cerca de 200 serotipos del VPH, alrededor de 40 de ellos son los causantes de infecciones y lesiones del área genital. En el caso del cáncer, el número se reduce a 12 cepas, siendo las más comunes los tipos 16 y 18.

En la actualidad, se estima que alrededor del 80% de las personas sexualmente activas tienen o han sido portadoras del virus. Si bien en la mayoría de los casos es el propio organismo quien se encarga de eliminarlo, existe un porcentaje donde el VPH sobrevive, detonando la enfermedad.

El cáncer cervicouterino es de muy lento desarrollo y, detectado en sus etapas iniciales, tiene una sobrevida superior al 90%. De ahí la importancia de incrementar la cobertura del Papanicolau (PAP), principal herramienta de detección y control de esta enfermedad,  que en Chile no ha logrado llegar al 80% recomendado por organismos internacionales, evitando así el 75% de los decesos por esta causa.

Para el Dr. Sebastián Ramírez, Jefe de Ginecología de Fundación Arturo López Pérez, como país debemos ser más enfáticos en la educación y prevención, centrando nuestros esfuerzos en lograr que las mujeres se hagan el PAP. “Hace muchos años que en Chile muere la misma cantidad de mujeres por este tipo de cáncer, 2 mujeres por día. En general, la cercanía a la matrona o al ginecólogo está determinada por el acceso a anticonceptivos y no a un tema de salud. De esta forma, mientras no exista una cultura de prevención del cáncer, de anticiparse, vamos a seguir llegando tarde y viendo pacientes con enfermedad avanzada, a pesar de que eran absolutamente detectables a tiempo”, explica.

Ramírez comenta que, en general, muchas pacientes se excusan por la falta de señales en su organismo. Sin embargo, aclara que “un cáncer de cuello uterino no da síntomas hasta que tienes un tumor que habitualmente ya no es operable. Por lo tanto, no hay que esperar síntomas para consultar, y se debe hacer el control anual y el PAP, examen que revela cambios en las células causados por la infección de VPH, que pueden derivar finalmente en un cáncer de cuello uterino”.

Existen diversos factores de riesgo a tener en cuenta como el tabaquismo, que debilita el sistema inmune, la infección por virus papiloma humano, el inicio temprano de actividad sexual y la multiplicidad de parejas.

Inmunización preventiva.

En materia de prevención, cabe destacar que más allá de sus detractores, la vacuna contra el Virus Papiloma Humano ha demostrado una importante respuesta en la disminución de lesiones precancerosas, con una reducción del 21%, según una investigación desarrollada por el Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de Atlanta, que analizó 10.000 casos de mujeres diagnosticadas con lesiones precancerosas entre 2008 y 2014 en Estados Unidos.

Cabe destacar que esta inmunización está aprobada para mujeres de 9 a 26 años, siendo más efectiva entre quienes aún no han iniciado su actividad sexual. Además de la protección contra el cáncer, la vacuna también protege contra enfermedades causadas por el VPH, tales como las verrugas genitales.

En la actualidad, el Ministerio de Salud (Minsal) garantiza la vacunación contra el VPH a todas las niñas, aplicándose una dosis en cuarto y otra en quinto año de Enseñanza Básica. A partir de 2019, se suma a los niños de 4° Básico.

6 verdades sobre el cáncer cervicouterino

Para apoyar la educación en torno a esta patología, el Dr. Sebastián Ramírez, Jefe de Ginecología de Fundación Arturo López Pérez despeja importantes dudas.

  1. ¿Sólo me contagiaré de VPH si tengo muchas parejas?

EL VPH es muy frecuente y la mayoría de las personas lo adquiere en algún momento de la vida.  Si bien el riesgo aumenta a medida que crece el número de parejas sexuales de una persona, basta con una sola pareja sexual a lo largo de la vida para contraerlo.

  1. ¿Mi organismo puede eliminar solo el VPH?

La mayoría de las personas que contrae el virus puede erradicarlo gracias a su sistema inmune. Un porcentaje menor es incapaz de hacerlo.

  1. ¿Tener VPH significa que se voy a desarrollar cáncer cervicouterino?

Lo más probable es que no sea así. Esto depende del sistema inmunológico de cada mujer, si fuma o no, qué tipo de virus tiene y hace cuánto tiempo. En más del 70% de los casos, el virus entra, provoca una infección y el organismo logra corregirla.

  1. ¿El cáncer cervicouterino siempre se trata con una histerectomía?

Extirpar el útero es normalmente el tratamiento de elección. Sin embargo, en mujeres en edad fértil con enfermedad inicial, podrían realizarse cirugías como una conización o, excepcionalmente, una traquelectomía si existe un fuerte deseo de conservar la opción de maternidad. Se debe escoger un tratamiento adecuado y con seguridad oncológica para cada paciente.

  1. ¿El cáncer cervicouterino afecta a las mujeres de todas las edades?

 Sí. Así como se registran muchos casos en mujeres jóvenes, después de los 50 se produce un aumento en la curva debido a que muchas mujeres dejan de controlarse a esa edad.

  1. ¿El cáncer cervicouterino presenta síntomas?

El cáncer de cuello uterino habitualmente es asintomático. En etapas iniciales puede presentar sangrado postcoital, mientras que ya avanzado produce sangrado sistemático y flujo vaginal inusual, habitualmente rosado o sanguinolento, y/o de mal olor.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS