La historia de Patricio Pérez Valdés, artesano en escoba y muebles rústicos

Artículos
Tipo de Letra

Patricio Hernán Pérez Valdés, artesano en madera y escoba, 46 años años de edad, el segundo de 7 hermanos (5 hombres y dos mujeres), nacido en la ciudad Rengo y actualmente vive en la localidad de Pelequén, la cual pertenece a la comuna de Malloa, Provincia de Cachapoal, Región del Libertador Bernardo O´Higgins Riquelme.

Sus inicios en la artesanía en escoba comienzan desde temprana edad, adquiriendo los conocimientos de su padre Eduardo Segundo Pérez Tobar, y este de sus abuelos, siendo actualmente Patricio con sus hermanos, la tercera generación de artesanos.

Desde niño su padre le enseñaba cada paso del proceso de armado de una escoba, siendo una forma de ganarse el sustento hasta el día de hoy. Cuenta que en temporada de verano se trabajaba arduamente, ya que en temporada de invierno no se puede plantar solo vender. Plantaban la conocida "Curaguilla", también llamada "Sorgo", luego la cosechaban y la secaban para posteriormente comenzar su proceso de armado y finalmente salir a venderlas en las diferentes comunas de la Región de O´Higgins.

A pesar de su dedicada y sacrificada tarea a temprana edad, siempre había un espacio de recreación para con los amigos, eran juegos sanos, se jugaba a las bolitas, al trompo, futbol, hacían pichangas, al run-run, a la payaya, entre otros juegos, no como ahora, tanta degeneración que existe, el país y las personas han cambiado muchísimo.

Al pasar los años, ya en el año 1998, teniendo 31 años de edad, me comienza a llamar la atención la fabricación de muebles rústicos, por lo que decide entrar a trabajar a una fábrica de la localidad de Pelequén. Allí, fabricaban diferentes tipos de muebles rústicos donde se empleaban antiguos carpinteros con sabios conocimientos, sobre todo, en madera nativa de donde aprovecho de aprender al máximo de ellos. Trabajé 19 años, tiempo suficiente para independizarme. Fue así, que aprovechando el galpón de mis padres comencé a comprar maquinas para desarrollar este oficio paralelo al de las escobas, oficios que hasta el día hoy realizo, teniendo un local comercial establecido con una variada gama de muebles y que lo administra mi señora Ximena Patricia Lorda Lorda.

La jornada de trabajo para mí, comienza desde las 09:00 am hasta las 20:00 horas de lunes a sábado. Actualmente cuento con 2 ayudantes maestros, don Ángel López y Abraham Soto, personas de confianza, leales y que rinden muy bien en cuanto a la producción de muebles. Por ejemplo: en una semana se pueden llegar a fabricar fácilmente 6 sillas, 2 comedores y 2 juegos de cama, todos de madera nativa, ya sea en raulí, lenga, pino oregón o también alamo.

Por otra parte, Patricio nos cuenta que los locales que hoy existen paralelos a los de él, comienzan con una histira hace mas menos unos treinta años atrás. En ese entonces había un local de venta de frutas y un día se acerca un artesano antiguo del sector quien fabricaba sillas de alamo y totora más conocidas como "sillas materas o camperas", y se las ofrece al dueño del local de verduras para que éste las vendiera, éste un poco indeciso, y luego de pensarlo, decide dejarle 10 sillas.

Las personas que viajaban por la ruta pasaban a comprar frutas y les llamaba la atención las sillas rústicas de totora, por lo que comenzaron a venderse fácilmente, pasado el tiempo se llegaron a vender 100 sillas en un mes, lo que motivo al verdulero a fabricar sus propias sillas en conjunto de otros tipos de muebles rústicos. Esta idea, fue copiada por otros locales, comenzaron a fabricar y vender sus propios muebles con diferentes diseños hasta el día hoy.

Actualmente, existen 74 locales de venta de estos muebles rústicos que los encontramos a orilla de la carretera 5 Sur, kilometro 120 y a 18 kilómetros de la ciudad de San Fernando y a 7 kilómetros de la comuna de Rengo./

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS