Reforma del Sename

Artículos

Uno de los compromisos del programa de Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, fue la creación de la nueva institucionalidad en materia de niñez y adolescencia, lo que fue reforzado con el Acuerdo Nacional de Infancia.

Esta nueva institucionalidad busca poner término al Sename como hoy lo conocemos, separándolo en dos instituciones a saber:

  1. Un nuevo Servicio de Protección Especializado, para atender a los niños, niñas y adolescentes en condición de vulnerabilidad. Este servicio dependerá del Ministerio de Desarrollo Social y familia.

  2. Un nuevo Servicio Nacional de Reinserción Social Juvenil, que atenderá a los jóvenes infractores de Ley, y que dependerá del Ministerio de Justicia y DDHH. La tramitación legislativa de ambos servicios se está realizando en forma paralela.

Cabe preguntarse, por qué es importante esta separación del Sename en dos instituciones. La respuesta es obvia: los niños, niñas y adolescentes vulnerados requieren una intervención diferente a aquellos jóvenes que han cometido delito.

En el caso de los jóvenes infractores de ley, el nuevo servicio pondrá el foco en la integración de los jóvenes a la sociedad, y la implementación de políticas multidisciplinarias; ya que el actual sistema regido por la ley 20.084 no logra reinsertar a los infractores juveniles, es ineficaz en términos preventivos, carece de especialización de los actores involucrados (Jueces, defensores, y fiscales) y además, muestran dificultades en los procedimientos y en la ejecución de las sanciones.

Es así como el proyecto de creación de este Servicio Nacional de Reinserción Social Juvenil, que fue recientemente despachado del Senado a la Cámara tiene cinco ejes:

  1. Los equipos interdisciplinarios que atiendan a los jóvenes deberán tener un alto nivel técnico y una especialización para poder trabajar con jóvenes infractores de ley.
  2. Para garantizar este grado de especialización, el nuevo servicio estará adscrito al Sistema de Alta Dirección Pública, fijándose estándares de calidad para cada programa, los que serán fiscalizados por una Comisión de estándares y acreditación altamente calificada.
  3. Este nuevo servicio, establece la creación en los tribunales de Justicia de salas especializadas, con jueces, fiscales y defensores formados especialmente para tratar a infractores juveniles.
  4. Se reforzará la respuesta de otros servicios a fin de asegurar el acceso a las prestaciones sectoriales que requieren los jóvenes, por ejemplo en materia de salud.
  5. Finalmente, se innova a través de la regulación de la mediación juvenil, (en aquellos casos, donde no se hayan cometido delitos violentos), como una forma alternativa de resolución de conflictos, que permite lograr una importante satisfacción en las víctimas y que tiene un impacto positivo en los procesos de reinserción de los jóvenes.

Con estos grandes avances en materia de infancia, estamos pagando la deuda que como Estado tenemos con nuestros niños, niñas y adolescentes vulnerados, y afrontando con seriedad y decisión el desafío de reinsertar en la sociedad a nuestros jóvenes infractores de ley, para que puedan finalmente contribuir al futuro de nuestro Chile.


Bárbara Perry
Seremi de Justicia y DD.HH. Región de O´Higgins