Iglesias Evangélicas de San Fernando abogan por la paz y piden mejoras sociales

Noticias
Tipo de Letra

"Si bien compartimos las demandas sociales de la ciudadanía, deseamos que todo este cambio social se desarrolle en el marco de un diálogo respetuoso y productivo, que esté alejado de todo tipo de violencia que en nada contribuye a una verdadera convivencia y unidad nacional", señalaron en rueda de prensa.

En el marco de la crisis que afecta a Chile, un grupo de pastores que integran las Iglesias Cristianas Evangélicas Unidas de San Fernando, realizó un llamado a pacificar los espíritus, pidiendo poner fin a la injusticia social que afecta a la gran mayoría de los chilenos.

"Ante los hechos que se están desarrollando en nuestro país, donde la ciudadanía ha manifestado su descontento por la injusticia social que la viene afectando, como pueblo evangélico de San Fernando, queremos, ante todo, pedir perdón a nuestros hermanos y a la ciudadanía en general por no haber asumido un rol más participativo durante estos años, lo que ha significado afectar los preceptos de Cristo en nuestro diario vivir", manifestaron los pastores reunidos en la Iglesia Metodista Pentecostal de la capital de la Provincia de Colchagua.

En la oportunidad, señalaron que "Como pueblo evangélico de San Fernando hemos estado desde el inicio del conflicto con los más afectados y por supuesto nos adherimos a las demandas sociales que el pueblo de Chile está solicitando".

Asimismo, instaron a poner fin a un "sistema injusto" que no ha dado respuesta a las demandas sociales justas y válidas tendientes a disminuir la brecha enorme de desigualdad social existente en nuestro país.

Del mismo modo, los pastores evangélicos reiteraron su compromiso con Dios y con todos los chilenos: "Alzando la voz cuando corresponda ante las injusticias sociales que perturban a nuestro pueblo, tal como lo realizaría nuestro Señor Jesucristo".

Durante la conferencia de prensa, el pastor Samuel Millar aseguró que "Como Iglesia no estamos de acuerdo con los desmanes y la violencia, por lo que nos hemos juntado para aportar con la oración para que las familias entiendan que poco a poco, todo lo que estamos viviendo, se va a transformar en algo positivo para Chile"./