Ex alumnos rescatan histórico tractor en liceo industrial de San Fernando

Noticias

En este mes de agosto comenzó, por fin, la reposición del edificio que por décadas ha necesitado el Liceo Industrial de San Fernando para mejorar las condiciones de funcionamiento en la formación profesional de sus estudiantes. También, en este mes comenzaron las clases presenciales de los alumnos: los Primeros y Segundos medios en la escuela Fermín Vivazeta, Terceros y Cuartos en los talleres de las cinco especialidades que ofrece el establecimiento.

Lo anterior, más las condiciones por la pandemia, han limitado la celebración de los 80 años de vida de este establecimiento de enseñanza media técnica profesional, fundado por el Presidente Pedro Aguirre Cerda el año 1941, que identifica a San Fernando al ser un polo de atracción para los jóvenes provenientes, en su mayoría, de diversas zonas de la región que sueñan un futuro mejor para ellos y nuestro país.

Son días agitados en que convive la empresa constructora con las actividades propias de educación profesional en los talleres, separados por elevados cierres provisorios.

Ha habido que trasladar mobiliario, máquinas y equipos que están destinados a una ubicación en el nuevo edificio. Se espera concretar una muestra museológica de patrimonio industrial. Doce máquinas y equipos fueron postuladas a Monumento Nacional por haber servido como material didáctico en el aprendizaje de las diversas especialidades, además dos representativas del pasado industrial de la ciudad.

Una de ellas es el tractor alemán Lanz construido en 1935 y que llegó al plantel industrial en 1952 proveniente del fundo El Manzano de propiedad del historiador Francisco Antonio Encina. Hasta 1980 funcionó siendo el primer vehículo que los alumnos de la especialidad de Mecánica Automotriz aprendían a conducir. Llamó la atención de muchas generaciones de alumnos que lo conocieron con su particular forma de funcionar al ser de un solo cilindro horizontal el cual se debía calentar con un soplete. Para partir su motor se debía impulsar manualmente.

La querida máquina fue trasladada dentro del liceo a otro lugar provisorio antes del definitivo, por cuatro profesores ex alumnos; Juan Meneses, Héctor Fredes, Abel Orellana y Víctor León V., más estudiantes. La delicada operación consistió en sacarla del recinto y trasladarla por la avenida Manso de Velasco y entrar por el portón oriente del recinto estudiantil.

Llamó la curiosidad de quienes transitaban por dicha avenida.

Rancagua

11°

Despejado
San Fernando

11°

Despejado
San Vicente

13°

Despejado
Pichilemu

12°

Despejado
Santa Cruz

11°

Despejado