123 años de orden masónica en San Fernando

Noticias

El 27 de agosto de 1897 se asienta el trabajo de la Orden Masónica en San Fernando. La primera reacción conservadora fue una publicación en el Diario local, sobre la funesta presencia de esta organización que solo traería calamidades a San Fernando. Cómo era posible que vecinos, algunos destacados, se integraran a tan maléfica organización.

Como siempre la historia se hizo cargo de aquello. "El árbol se conoce por sus frutos". Y aquí después de estos 123 años, vemos como esta Orden silenciosa, a través de sus miembros actuó prolífica y positivamente en la vida de nuestra ciudad y de Colchagua. Aportando con grandes actores de la vida social, educacional y formativa de nuestra gente.

Es de fácil olvido, que nuestros padres de la patria eran partícipes de la orden masónica. También destacados científicos y forjadores de la humanidad lo fueron. No es necesario hacer un inventario de sus nombres. La historia los recuerda, como a los grandes Presidentes de este país, que pertenecieron a esta Orden. Y eso es suficiente.

Pero, cuál es la necesidad de que hoy, en pleno siglo XXI, exista una Institución iniciática y para algunos "secreta", cuyos orígenes se remontan a los constructores de las Catedrales y a Los Templarios. Como es posible que personas de distintas edades, raíces, condición social, religión y convicción política, se reúnan fraternalmente a conversar sobre distintas cuestiones que son de trascendencia para la vida humana y social.

En estos días difíciles que nos toca vivir, esta necesidad se hace aún más patente. Nos damos cuenta de que la humanidad necesita valores que la masonería ha tratado de inculcar permanente en la comunidad social, como lo son: la igualdad, la libertad y fraternidad.

La actual crisis sanitaria y social de Chile y el mundo, de la cual por ahora no se vislumbra una solución, rápida total y permanente, nos manifiestan que es necesario recurrir a valores esenciales para la convivencia humana como la solidaridad, la tolerancia, y la fraternidad. El tan inculcado individualismo no tiene en este estado actual de las cosas cabida posible, tampoco lo tiene la intolerancia religiosa o política. Se hace necesario el trabajo en común y permanente para el logro de una salida a la crisis sanitaria, social y política de nuestro querido Chile. Lo mismo respecto al olvidado por estos días cambio climático, calentamiento global y crisis ambiental a nivel local y global.

Cualquier intento intolerante o arrogante de imponer ideas o una marca ideológica a lo que viene en Chile, será funesto e improductivo y afectará necesariamente a las próximas generaciones de chilenos.

En este tiempo, en que conmemoramos el inicio del trabajo de la Orden Masónica en San Fernando, es de suma importancia recordar a todos los masones que aportaron con su trabajo, inteligencia y dedicación al mejoramiento de la humanidad, en nuestra ciudad y en nuestra provincia. Maestros, trabajadores, pensadores, profesionales de la salud, de la educación y de todas las áreas de la vida social. Las obras físicas y sociales están a la vista en nuestra ciudad, en generaciones de jóvenes que se educaron y se educan en San Fernando College y en el trabajo de otras innumerables instituciones que los masones fundaron en esta ciudad y que permanecen hoy vigentes.

Recordamos a aquellos masones que ya no están con nosotros, hombres visionarios y que despojados de todo interés personal se dedicaron a trabajar en la Respetable Logia Colchagua 28, y a todos aquellos que hoy, siguen entregando su vida y su aporte ético y laboral al mejoramiento de la humanidad.-

COMISION EXTENSION
LOGIA COLCHAGUA Nº 28