SEREMI de Agricultura: "Dos niños han muerto esta semana producto del virus Hanta, el mundo rural debe estar muy alerta"

Noticias
Tipo de Letra

Un niño de 3 años y su hermano de 19, murieron producto del virus, y ambos padres están contagiados. Este caso producido en la Región del Bío-Bío se produjo -según antecedente entregados hasta ahora por la autoridad de salud- por labores propias del trabajo rural de la familia, lo que debe poner en alerta a todo el mundo silvoagropecuario del país.

El SEREMI de Agricultura de O'Higgins, Joaquín Arriagada, ha encendido las alertas a los trabajadores y habitantes de sectores rurales de nuestra región a raíz de conocerse una nueva muerte producto del contagio del virus Hanta, un grupo familiar completo que se vio afectado probablemente producto de las condiciones ambientales y de riesgo presentes en la vivienda laboral donde habitaba la familia, de un sector rural en la Región del Bío-Bío.

Es por esto, que la autoridad agrícola, señaló que: "La Región de O'Higgins es particularmente rural, una de las mayores actividades económicas que mueve a nuestra gente es la agricultura y el sector forestal, es por eso que hacemos este llamado -que esperamos todos los medios nos ayuden a difundir-, un llamado con el que esperamos salvar vidas, que no vuelva a morir nadie, mucho menos un niño de 3 años y su hermano mayor como ha sido el último caso, porque tenemos un enorme porcentaje de trabajadores en esta región que viven su vida en el campo, el bosque, mujeres recolectoras de frutos silvestres del secano, que son cientos también, mucha población vulnerable de sufrir el contagio de este virus que transmite el ratón de cola larga, que es tan común por lo demás, transmisión que se produce por vía respiratoria", recalcó su preocupación el SEREMI de Agricultura, Joaquín Arriagada.

RECOMENDACIONES PARA PREVENIR EL CONTAGIO

El SEREMI Joaquín Arriagada señaló que: "El contagio se produce al respirar aire contaminado con excretas, orina o saliva de ratones silvestres. Lo más frecuente es que esto se produzca al mover, utilizar objetos, dormir, o trabajar en lugares principalmente cerrados, tales como galpones, entretechos, bodegas, leñeras o casas, donde haya estado el roedor y hayan dejado orina, deposiciones u otras secreciones, lo que es muy probable que esto último le haya pasado lamentablemente a esta familia del sur, así que la principal recomendación es tener en cuenta que el virus pierde rápidamente su nivel infeccioso al exponerlo a detergente o agua con cloro", además la autoridad expuso los siguiente puntos para su prevención:

  • • Evitar lugares donde normalmente anidan roedores: Bodegas, leñeras, entretechos, cajas, etcétera.
  • • Reparación general de construcciones para prevenir ingreso y colonización, especialmente sellado de grietas y hendiduras por la que puedan ingresar roedores.
  • • Pisos, ventanas y puertas con cierres herméticos.
  • • Al ingresar a una casa -bodega o galpón- que ha estado deshabitada, ventilar ampliamente antes de ocupar, por al menos 30 minutos (recuerde ingresar cubriendo sus vías respiratorias con una mascarilla o en su defecto algún género grueso).
  • • Guardar los alimentos (especialmente granos, legumbres, semillas, fruta y tubérculos) en envases bien cerrados, incluidos los de mascotas.
  • • Evitar el consumo de frutas silvestres. En caso de hacerlo, lavarlas minuciosamente y pelarlas en caso de que sea factible.
  • • Consumir agua potable o envasada.
  • • Evitar acampar en zonas con maleza y hacerlo en carpas con piso y cerradas.
  • • Limpiar periódicamente el piso y la superficie de la cocina.
  • • Botar la basura en recipientes cerrados y lejos de la casa o carpa.
  • • No dejar utensilios sin lavar.
  • • Proteger a los depredadores naturales de los ratones, como búhos, gatos y culebras.

Recordemos que no solo el mundo rural está expuesto a este contagio, ya que estamos en temporada alta de vacaciones y muchas familias y jóvenes acampan en distintos lugares del país que están expuestos, así que sugerimos no bajar la guardia ante ninguna circunstancia, y así no tener que lamentar más contagios o pérdida de vidas.