Tour cultural por Pichilemu y alrededores

Noticias
Tipo de Letra

Siete mujeres armadas de una cámara, energía y buen humor partieron a Pichilemu haciendo una parada en Lolol para visitar el fin de semana de celebración del Día del Patrimonio, el Museo y eventos importantes de esa zona como sus viejas casas de adobes y la gran mayoría reconstruidas tras el terremoto del 2010. Así guardan sus antiguas historias y en especial, se destaca la Iglesia que guarda en sus paredes no sólo tesoro espiritual sino también un tesoro artístico como es el cuadro del mismísimo pintor chileno, Curicano, Benito Rebolledo (1880-1964).

Con dato de la última Peperina, revista de Colchagua, pasamos a conocer la reapertura del nuevo Candil, restaurant.

Compartimos un delicioso café para continuar nuestro viaje a Pichilemu.

Pichilemu, paseo obligado por su histórico Centro Cultural recibe a sus visitantes con una bella exposición de esculturas, mosaicos y cuadros contemporáneos coloreando paisajes de sus playas y roqueríos, sus inconfundibles peñones de Punta de Lobos de la cual se teje una historia contada por quienes hicieron un interesante "Conversatorio" sobre mitos y leyendas de la zona, tiempos en que se podía caminar por los faldeos de los peñones, incluso pasar con carretas. Tres expositores pichileminos de vasta cultura deleitaron a los presentes con sus historias, como la del hombre chancho, o la del tesoro de monedas de oro enterradas en algún lugar de Pañul, entre tres árboles distintos dibujando un triángulo pero que hay que buscar pasada la medianoche y sólo una persona. Uno de estos 3 relatores era Don Carlos Leyton Labarca, escritor y el único Profesor de Ciruelos de la Escuela Rural con alumnos, entre 2° y 6° Básico, creador y curador del Museo del Niño Campesino de Ciruelos.

Quien creyera que en ese alejado lugar haya un Museo tan valioso con piezas diversas, desde artefactos antiguos de costura, armas del 79, monedas, ropajes, peces gigantes y tortugas halladas en las playas pichileminas, herramientas que el polvo del tiempo ha inutilizado, una réplica de una azuda que funciona, una ruca y un rehue a la entrada, son miles de piezas ornamentadas con el aporte genuino de muchas personas a partir de una primera piedra horadada o katarcura hasta construir un Museo pequeño pero de inmenso valor patrimonial.

A su lado se encuentra la plaza, recién hecha, flanqueada por el único canal que cruza esos campos y supervisada por la Iglesia y la estatua de San Andrés Apostol. Patrono de Ciruelos, no muy lejos de la casona natal del primer Cardenal chileno, Cardenal José María Caro Rodríguez (1866-1958)./

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS