UOH desarrolla el primer Laboratorio Biominero de la Región de O´Higgins

Noticias
Tipo de Letra

Será un puente de colaboración activa y vinculante para toda la comunidad minera regional, aportando en el desarrollo de nuevos proyectos y fondos que generen mejoras y nuevas alternativas en minería. Además, beneficiará a más de mil alumnos de colegios de formación técnico profesional vinculados a la minería.

La disminución natural de las leyes de minerales presentes en los yacimientos nacionales requiere del procesamiento de mayores volúmenes de material. Esta realidad, sumada al aumento en la regulación de las normas medioambientales, determinan la necesidad de implementar nuevas y mejores tecnologías para el desarrollo de la minería.

La Biominería se presenta como una alternativa limpia, de bajo costo y de amplio espectro de aplicación para el progreso de la minería, sustentada por la diversidad de microorganismos propios de cada zona.

A diferencia de otras zonas mineras, la Región de O’Higgins no posee un laboratorio dedicado a levantar proyectos y brindar educación en Biominería, lo que reduce significativamente las posibilidades - principalmente de la pequeña minería – de desarrollar tecnologías inteligentes y sustentables completamente alineadas con las políticas medioambientales. Tampoco existen estudios enfocados a determinar el potencial de la región en términos de los microorganismos que habitan en sus yacimientos mineros y depósitos de relaves.

Contar con un repositorio de microorganismos nativos propios, permitirá el levantamiento de proyectos y el patentamiento de nuevas tecnologías limpias en minería, capaces de reducir costos de operación e impacto medioambiental.

En este contexto, el proyecto FIC “Laboratorio Biominero para la Región de O´Higgins” – liderado por el Dr. Mauricio Latorre, académico del Instituto de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad de O´Higgins, y con el apoyo de la Seremi de Minería, ASOMIN y sus 50 empresas asociadas y Minera Valle Central- buscará instaurar dentro y para la región, el primer Laboratorio en Biominería, dedicado al levantamiento de proyectos y tecnologías en esta área, específicamente el uso de microorganismos para la solución de problemas y mejoras para la pequeña minería y el tratamiento de relaves; adicionalmente, entregará una plataforma con un potencial a corto plazo que impacte en otras áreas de desarrollo, como agricultura, salud y, principalmente, educación. Además, busca generar una colección de bacterias con potenciales en biominería para ser utilizados en la minería de la zona.

“Tener el primer Laboratorio de Biominería, bajo el alero y políticas de la Universidad de O’Higgins, permitirá a la región dar un salto significativo en términos del desarrollo de una minería inteligente y amigable con el medioambiente. Esperamos que se transforme en un punto de encuentro activo y vinculante para la gestión de nuevas tecnologías. En particular, la obtención y caracterización de los microorganismos presentes en los yacimientos y depósitos de relaves permitirá generar el primer cepario de especies nativas con aplicación en minería para la Región, las cuales serán utilizadas en la explotación de minerales (biolixiaviación), descontaminación de aceites (biorremediación), disminución de los efectos de la corrosión, tratamiento y control de RILES (biocontrol), entre otros”, explicó el Dr. Latorre.

En cuanto a los conceptos que el equipo de profesionales del proyecto quiere instaurar, el Dr. Latorre comentó que “queremos educar en biominería, tratar de hacer un cambio en la mentalidad de las mineras, especialmente acerca de los relaves y para eso estamos trabajando con Minera Valle Central que nos facilitará información y material para llevar a los colegios y explicarles a los alumnos que existen nuevas tecnologías y que los relaves no son tan terribles en términos de contaminación o impacto medioambiental, que hay una segunda vuelta que le queremos dar, para que dejen de ser un pasivo ambiental socialmente rechazado y se transformen en un activo totalmente alineado con los intereses de la comunidad y en perfecta armonía con el medioambiente”.

El compromiso con la formación y capacitación de la comunidad minera y principalmente hacia los alumnos de la región es un eje fundamental del proyecto. En ese contexto, el laboratorio permitirá a los alumnos de los colegios de formación técnico profesional vinculados a la minería, tener un lugar de visita y educación, donde se les entregarán los conocimientos y experiencias de nuevas tecnologías aplicables, sumadas a una visión actual del trabajo que se está realizando en los relaves.

Además, más de mil alumnos y profesores de los colegios de formación técnica asociados al proyecto (Liceo Machalí, Liceo Francisco Antonio Encina, Liceo Industrial Presidente Pedro Aguirre Cerda, Instituto Tecnológico Minero Bernardo O’Higgins y Liceo Ernesto Pinto Lagarrigue) recibirán charlas de difusión de los académicos de la UOH y profesionales participantes.

“En definitiva, el Laboratorio será un puente de colaboración activa y vinculante para toda la comunidad minera de la región, principalmente para el desarrollo de nuevos proyectos y fondos que impacten tanto en mejoras y alternativas para las faenas mineras como también en la vinculación con el medio escolar”, expuso el Dr. Latorre.

Respecto de la relevancia de este proyecto, el director de Investigación de la UOH, Dr. Deodato Radic, comentó que “el Laboratorio de Biominería representa un importante aporte a la investigación científica en una universidad naciente como la nuestra. Es un proyecto que implica ciencia básica y aplicación de la ciencia y que será una gran contribución para la región. La recuperación minera de los relaves es una estrategia interesante y científicamente avalada para incrementar los rendimientos. Cuando este estudio entre en régimen sin duda la Universidad de O'Higgins podrá mostrar un extraordinario aporte para la región y para el país”.

Tecnología de punta

El Laboratorio de Biominería, que se está construyendo en el Campus Rancagua de la Universidad de O´Higgins, será entregado durante el primer semestre de 2019. Contará con más de 100 metros cuadrados construidos y brindará a la institución una capacidad bioinformática transversal aplicable a sus cinco institutos. 

Las instalaciones están diseñadas para el trabajo de ocho investigadores trabajando en paralelo con completa independencia. El espacio, que estará dividido en dos secciones: bioinformática y microbiología, ofrecerá cinco unidades independientes para el análisis de datos y su capacidad de cálculo estará complementada de manera remota con los clusters de procesamiento masivo presentes en el Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile.

La implementación del laboratorio de bioingeniería tendrá la capacidad de generar y procesar muestras biológicas, obtener y analizar informáticamente grandes volúmenes de datos provenientes de diversas matrices, sumado a la posibilidad de acoger alumnos en etapa de tesis para las carreras de Ingeniería Civil en Geología, Ingeniería Civil en Computación, Medicina, Agronomía y Veterinaria. El laboratorio se centrará en el desarrollo de la Bioinformática y la Bio-minería.

“Este laboratorio biominero va a ser una gran plataforma, no sólo para la UOH sino también para la región y para otras universidades que quieran hacer levantamiento de nuevos proyectos. Vamos a tener muchas capacidades; redes de contactos, permitiremos a otros grupos de investigación hacer levantamientos. El laboratorio también está pensado para desarrollar tesis de pregrado, tesis de doctorado, entonces vamos a tener a estudiantes que podrán visitarlo, a tener esas áreas de colaboración. Van a venir científicos de todo el país”, sentenció el Dr. Latorre.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS