Joven con Síndrome de Marfán le ganó a la adversidad y se tituló como fonoaudióloga

Noticias

Ángela padece una patología considerada “poco frecuente” que genera problemas visuales, de movilidad y cardíacos, lo que no fue impedimento para entrar a la educación superior y lograr titularse con éxito.

Ángela Moraga fue diagnosticada con el Síndrome de Marfán cuando era recién nacida, una patología considerada “poco frecuente” y que, entre sus principales afecciones, está lidiar con problemas visuales, de movilidad y cardíacos, lo que no fue impedimento en su decisión de entrar a la educación superior.

En un inicio, la joven ingresó a la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Magallanes (UMAG), donde cursó tres semestres académicos, pero, en 2019, optó por Fonoaudiología, mismo año en que comienza a funcionar -como oficina de Inclusión primero- la Unidad de Derechos Humanos, Inclusión y Ciudadanía de la casa de estudios.

En los últimos años, la UMAG ha implementado diversas acciones en materia de inclusión que, en el caso de Ángela, le sirvieron para transitar el proceso de sus estudios superiores. En este período, el equipo de profesionales estuvo a su disposición para ayudarle a realizar ciertos ajustes razonables con relación a sus requerimientos. “La idea era buscar las opciones para que pudiera rendir al igual que mis compañeros y que mis limitaciones no me dificulten a la hora de estudiar”, cuenta. De esta forma y con la ayuda del Programa PAED logró sortear las principales complicaciones.

“Por mi condición de Marfán, lo que mayormente me afecta es la vista y la parte sensorial”, agrega la hoy fonoaudióloga. Este problema, la obligaba a informar a cada profesor con el fin de acordar dichos ajustes, como: adaptar la letra, realizar pruebas orales, tener un puesto disponible en primera fila para poder estar cerca de la pizarra y tener flexibilidad de tiempo para ingresar al aula por demora en los traslados.

Experiencia y proyección

Gracias a la ayuda de los programas de inclusión universitaria y apoyo de la unidad, Ángela terminó recientemente sus estudios en la Facultad de Ciencias de la Salud luego de cursar cinco años y graduarse en Fonoaudióloga. En lo que respecta a sus proyecciones, se mostró interesada en el área cognitiva, ya que trabajó en intervenciones con adultos mayores, buscando la alternativa para ayudarles con el habla, la comunicación y el lenguaje a través de actividades cognitivas, ejercicios y rehabilitación para diversas afecciones.

Si bien Ángela es la segunda estudiante en pertenecer al programa, el hito académico alcanzado por ella, la convierte en la primera en recibir un acompañamiento completo a lo largo de la duración de la carrera. En ese sentido, hace un llamado a las y los estudiantes de la UMAG a no tener miedo en ser parte de la Unidad de Derechos Humanos, Inclusión y Ciudadanía. “Se sentirán muy apoyados, sobre todo cuando sientan que no saben cómo hablar con un profesor, pueden venir aquí, preguntar ¿qué hago?, aquí siempre te van a guiar, nunca se van a negar a responder”, expresó.

Una tarea cumplida

La unidad tiene como objetivo principal generar espacios con condiciones íntegras para estudiantes dentro de la UMAG, que garanticen los Derechos Humanos de la comunidad universitaria a partir de un enfoque inclusivo y de equiparación de oportunidades, enfocándose específicamente en las áreas de Derechos Humanos, Interculturalidad y Discapacidad.

El equipo profesional es dirigido por la trabajadora social Nicol Ahern Medina, junto a colegas de diversas áreas que apoyan en la realización de actividades de evaluación y acompañamiento. Este equipo está compuesto por Claudia Legues, psicóloga; Débora Amigo Díaz, trabajadora social, Karla Raín, psicopedagoga y Andrea Oyarzo, Terapeuta Ocupacional.

Además, la unidad impulsa el Programa de Apoyo al Estudiantado con Discapacidad (PAED) brindando acompañamiento a lo largo de todo el proceso universitario, buscando promover el respeto por los derechos y la valoración de la diversidad en la comunidad universitaria. El propósito del PAED es garantizar un acceso equitativo a la educación, capacitando y sensibilizando a la comunidad educativa. La participación en el programa es voluntaria, y está abierta al estudiantado de pregrado y postgrado de la Universidad de Magallanes sin importar el tipo de discapacidad o forma de ingreso.

Rancagua

22°

Soleado
San Fernando

23°

Soleado
San Vicente

19°

Soleado
Pichilemu

16°

Soleado
Santa Cruz

23°

Soleado