El nuevo Titán del referato amateur chileno

Noticias
Tipo de Letra

Hoy, todo ser humano, que quiera convertirse en árbitro en el fútbol amateur debe ser mirado como un Titán o un héroe de la antigua Grecia, o como el semidiós Perseo. Ya que, amar con tanta pasión el enfrentar a una horda de salvajes cada vez que te equivocas en algún cobro o sanción deportiva, es digno de admiración.

Sin embargo, si este héroe se enfrenta, a los bárbaros, en una sola pierna es aún más admirable. Este Coloso, originario de Pichidegua, fue nombrado como Manuel Donoso Acevedo, hace más de 52 años.

Don Manuel comenta, con pasión en los ojos, como comenzó su amor por el deporte más hermoso del mundo. "Tendría unos 14 o 15 años, más menos cuando empecé con el amor por la pelota. No lo jugaba porque a los 7 años perdí la pierna, pero me gustaba mucho el fútbol, el cual es mi pasión. En cuanto al arbitraje, he tenido desde siempre directa relacionado con este rubro, ya que los domingos cuando voy a la cancha trabajo directamente con los árbitros, aparte soy director de turno y encargado del partido. El curso fue algo fuera de lo normal, aprendí muchas cosas sobre el reglamento de los árbitros FIFA, y con la ayuda de don Mario Sánchez (Ex árbitro internacional FIFA) uno aprende mucho más", afirmó Donoso.

La familia, pilar fundamental de la sociedad, es algo primordial en la vida del Titán Donoso, ya que sin el apoyo incondicional de ellos no podría haber realizado el curso de Monitor de árbitros dictado por el Servicio de Capacitación y Empleo (Sence) de la Región de O'Higgins. "Mis hijos están súper contentos, ya que conocen mí pasión por el fútbol. Ya que, desde que me case, hace más de 24 años, voy a la cancha a disfrutar de mi pasión, el fútbol".

LA NIÑEZ DEL TITÁN

Un niño a los 7 años, solo quiere jugar y divertirse, ese es el fin último. Sin embargo, esto se puede ver truncado en cualquier momento, sin previo aviso. "Iba a cumplir 7 años, y me comenzó un dolor de oídos, terminando en un resfriado muy fuerte, mi mamá me llevó al hospital y el médico me recetó una inyección de Penicilina con Benzatina". Aún recuerdo: "Me tenía que poner la mitad en la mañana y la otra en la tarde, en ese tiempo como no habían técnicos paramédicos, solo había gente que aprendió a colocar inyecciones mirando, o quién sabe dónde, me pusieron una inyección y me mataron el nervio óseo de la pierna, el que permite el movimiento de esta. Y en ese mismo momento, antes de las 24 horas yo ya había perdido la pierna".

"Me amputaron de inmediato, anduve en 6 hospitales. La pierna se puso morada de los dedos hacia arriba. Me hicieron como 4 cortes en la pierna y al final decidieron cortármela lo más arriba posible, para que no pasara la gangrena, fue en el hospital San Borja Arriarán, donde me realizaron la cirugía, estuve dos meses inconsciente y más de dos años hospitalizado".

"En el colegio me hicieron harto Bullyng me molestaban harto los compañeros pero uno tenía que ponerle no más, tuve hartas peleas porque me molestaban y yo pegaba con lo que tenía en las manos. Sin embargo, a los 12 años de ahí lo empecé a pasar bien, tenía más amigos quienes me defendían", afirmó El nuevo referente de la inclusión en Chile, Manuel Donoso Acevedo.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS