Sidebar

Menú

viernes - 24 de septiembre, 2021

Weather: 17°C

SAG O'Higgins reitera llamado a realizar instalación de dispositivos de emisión de feromonas antes del 15 de septiembre

Noticias

Con rapidez trabajan los equipos del Servicio Agrícola y Ganadero de la Región de O'Higgins en la distribución de los emisores de confusión sexual, técnica utilizada para el control de la polilla del racimo de la vid, Lobesia botrana.

Marcela Idalsoaga, Coordinadora Regional del programa Lobesia botrana en la región de O'Higgins, indicó que el plazo para que los campos tengan completa la instalación de los dispositivos en los campos de uva de mesa, vid vinífera, ciruelos y arándanos de la región, adscritos al programa, vence impostergablemente el 15 de septiembre próximo.

Cabe recordar que la estrategia la confusión sexual es la herramienta base utilizada para el control de la plaga. Si el año pasado el Servicio entregó este dispositivo a predios de 4 hectáreas o menos en el 100% de su superficie, este año se decidió ampliar su cobertura a los viñedos de hasta 15 hectáreas que están dentro de las áreas de control de la plaga. En tanto, para los predios de uva de mesa, arándanos y ciruelo, la cobertura será para huertos de hasta 5 hectáreas para el 100% de su superficie. Es así como se proyecta alcanzar este 2021 aproximadamente una superficie de 44.500 ha productivas de aporte SAG, esperando llegar aproximadamente a unas 120.000 ha con el aporte privado.

Cabe recordar que los confusores son pequeños dispositivos plásticos que se instalan en los árboles frutales emitiendo una feromona sintética que desorienta al macho, impidiendo que se encuentre con la hembra para reproducirse, lo que se traduce en una disminución de la descendencia y de los daños en la fruta. Dicha técnica ha presentado resultados positivos reportándose una caída de 61% en las capturas de la temporada pasada en los predios, donde se aplicó esta medida de control.

Tal como en temporadas anteriores, se estableció un sistema de reparto compartido, donde el SAG aporta un porcentaje de la CS a los productores de las especies en zonas de control, de acuerdo a la superficie que tenga cada predio y dependiendo de la especie de la cual se trate, ya sean arándano, ciruelo europeo y japonés, vid de mesa o de uva vinífera. La diferencia debe ser adquirida por el productor.