Sidebar

Menú

sbado - 25 de septiembre, 2021

Weather: 16°C

TU SALUD Y MUCHO MAS, Primera edición: Adicciones y Pandemia ¿Cómo saber si tocaste fondo?

Noticias

Como ya todos sabemos, la Pandemia asociada al COVID 19, ha traído nuevas vivencias, y con ello emociones y sentimientos frente a los cuales intentamos buscar alivio, un alivio emocional que nos puede llevar a perder el control de nuestra propia emocionalidad y de nuestra propia vida.

¿Por qué y para que las personas consumen drogas?... ¿Cuándo el consumo podría convertirse en una adicción?... ¿Es una enfermedad crónica o tiene sanación?... ¿Las personas realmente pueden recuperarse de una adicción? Quizás éstas, y tantas otras preguntas podríamos habernos planteado o escuchar a diario dentro de personas quienes han vivenciado que un amigo, un familiar ha tenido experiencias importantes en relación al consumo de sustancias. O tal vez nosotros mismos, estemos observando que nuestro consumo de alcohol ha aumentado, o que tal vez comenzamos por experimentar con otras sustancias, y hoy la sensación de perder el control se hace presente.

Diversas son las personas que consultan a diario tanto por sí mismas o por algún cercano del que pueden referir que tienen dificultades en el consumo de sustancias, o más bien, identificarlo como “Un drogadicto”, en desmedro aún, de una vivencia personal mucho más amplia de lo que puede identificarse a una persona en su entorno por su afección. Del mismo modo, no se identifica a un diabético, o “canceroso” en el entorno para referirnos a su vivencia, no obstante, es frecuente que, en un consumidor de drogas, sí se le identifique con su afección, quedando en el más inmenso – y a veces cruel- estigma de lo que las personas hacen, facilitando que se construya un abismo más profundo, del que se manifiesta.

Como podemos ver, la droga surge inicialmente como un elemento que provee de bienestar, alegría y que permite compensar o evadir problemas diversos propios de la vida. En un comienzo las consecuencias se reducen a efectos que son vivenciados como positivos por la persona. Los efectos negativos del consumo de droga no forman parte de este período de “luna de miel”.

A medida que el tiempo transcurre, de manera muy gradual y en un comienzo imperceptible, la persona va evidenciando los primeros síntomas de incomodidad. Éstos se van agravando hasta el punto de propiciar una crisis que abarca los ámbitos físico, psicológico y social. La culminación de este proceso se denomina “tocar fondo”.

El "tocar fondo" se vivencia como una experiencia crítica en la vida de la persona. Se entiende como el límite de lo soportable, de lo tolerable, más allá del cual ya no hay sentido, sólo dolor y vacío ante una existencia sin razón. Se genera una frustración existencial crónica que lleva al sujeto a evidenciar el abismo del término de la existencia, pero sin haber renunciado totalmente al deseo de vivir. Son muchas las realidades de vida que pueden llevar a un ser humano a este límite, en ello el consumo de drogas.

Las historias de vida de personas que llegan a "tocar fondo" a través de la droga, están marcadas por experiencias traumáticas de dolor y deterioro en ámbitos que involucran la totalidad de su existencia. El progresivo deterioro de la salud física, se ve acompañado por profundos quiebres en la estabilidad psicológica de la persona. La presencia crónica de la angustia, los recurrentes períodos de tristeza, la paulatina pérdida de la propositividad ante la propia existencia, dan paso a un colapso generalizado de los recursos psicológicos con que la persona cuenta para sustentar su identidad y solidificar su personalidad. La pérdida de los límites morales de autoprotección y su consecuente deterioro valórico, facilitan el surgimiento de un estilo de vida de alto riesgo, cargado de experiencias que concluyen en daño a la personalidad del individuo.

¿Qué puedes hacer?

Si crees que necesitas ayuda, puedes llamar al fono drogas de senda 1412, allí recibirás contención y orientación, de forma gratuita y confidencial.

Además, recuerda que puedes acercarte a tu CESFAM, posta rural o centro de atención primaria y allí también recibirás orientación.