Sidebar

Menú

sbado - 25 de septiembre, 2021

Weather: 15°C

Onemi entrega viviendas de emergencia a familias afectadas por incendio en Palmilla Centro

Noticias

Las casas modulares fueron entregadas este lunes por autoridades del Ministerio del Interior y Seguridad Pública junto al municipio local. Los vecinos han sido protagonistas en la reconstrucción de los hogares de las familias afectadas por el siniestro.

Tres viviendas completamente destruidas, y otras dos con daños menores, fue el resultado de un incendio en la población Palmilla Centro, ocurrido la tarde del pasado lunes 12 de julio. Doce personas quedaron directamente damnificadas producto de la emergencia, que gracias al oportuno actuar de bomberos, no lamentó una desgracia mayor.

Al día siguiente del siniestro la comunidad del sector se reunió para hacer frente a la desgracia de sus vecinos, por lo que en un trabajo en conjunto, lograron limpiar los escombros dejados por el incendio y comenzaron, de inmediato, a reparar techumbres y estructuras dañadas por el fuego.

En paralelo, las autoridades comunales y provinciales iniciaron una coordinación para dar apoyo oportuno a las víctimas, por lo que el municipio local y la Delegación Presidencial Provincial de Colchagua elevaron informes a la Oficina Regional de la Onemi, para solicitar las ayudas que el Estado entrega en casos de este tipo.

De esta forma, es que una semana después del incendio, la empresa Consultora Sergio Cáceres llegó al lugar con los materiales para comenzar la construcción de cuatro viviendas de emergencia, las cuales este lunes fueron entregadas a las familias por el Delegado Presidencial Provincial (DPP) de Colchagua Manuel Cuadra, junto a la Directora regional de la Onemi Alejandra Riquelme y la alcaldesa de Palmilla Gloria Paredes.

“Hoy hemos entregado cuatro viviendas de emergencia más cuatro kits de habitabilidad, que están compuestos por camas, loza, kits de aseo personal, almohadas, frazadas y usa serie de elementos que van a ayudar a las familias en este episodio tan dramático por el que están viviendo. Porque no es tan solo la casa, es la vida que se construye en el hogar y sin dudas que con esto, queremos que sea el pie de inicio para seguir avanzando y reconstruyendo su casa”, manifestó la Directora de la Onemi. 

El DPP de Colchagua Manuel Cuadra señaló estar “muy emocionado de compartir con las familias afectadas. Esto es una casa, un bien material, pero que tiene mucho simbolismo. Acá van a poder construir desde las cenizas de lo que fue su hogar de toda la vida, algo muy personal. Lo que me compete a mí, que es una responsabilidad de ver que las instituciones que tenemos como país, estén funcionando bien. Acá hay un municipio que siempre responde y el servicio de emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, que está siempre al lado de las personas en una emergencia. Por lo que me voy muy contento y satisfecho de la labor que se está realizando”.

“De una tragedia tan grande, como es perder la vivienda y toda la historia de una familia ya que se pierden los recuerdos, no tanto en su valor material, sino lo que significa un hogar, despertó en los palmillanos la solidaridad. Y también en las instituciones de apoyo, como la Onemi y la Delegación Provincial, quienes estuvieron atentos en ayudar, en entregar un espacio donde los afectados puedan volver a partir”, manifestó la alcaldesa Gloria Paredes.

Asimismo destacó que “aquí hay colaboración de los vecinos, de los familiares de gente voluntaria y esa es la comuna que nosotros queremos. Por lo que esta tragedia se ha convertido en una bendición, en el sentido de conocer el verdadero sentido de la vida: poder ayudar, compartir, ‘darse una manito’. Y vamos a seguir trabajando hasta que recuperen sus casas”.

“Le doy las gracias a todos. Porque la gente se ha portado muy bien con nosotros. Me he sentido muy acompañada por el municipio y por todos, porque estuvieron desde el primer minuto”, dijo emocionada una de las afectadas por el incendio al recibir las llaves de las casas de emergencia de las autoridades.

Las casas entregadas en propiedad a las cuatro familias palmillanas tienen una superficie de 24 m2 separada interiormente en 2 espacios y construidas con paneles prefabricados de material aislante térmico. Contemplan conexión eléctrica y un baño adosado a la estructura con la instalación sanitaria respectiva, montada sobre pilotes de fácil recolocación, por lo que en muchas ocasiones, tras la reconstrucción de los hogares siniestrados, han sido utilizadas como bodegas o piezas anexas a una estructura de albañilería.