Sidebar

Menú

Las razones que convierten al transporte de carga terrestre en un rubro atractivo para trabajar en Chile

Noticias

Quienes ejercen el delivery corporativo enfocado en primera, penúltima y última milla, cuentan con diversos beneficios e incentivos laborales, además de la posibilidad de generar ingresos sobre $1.300.000

El 2020 fue un año atípico respecto al comportamiento de compra de los consumidores, gatillado inicialmente por el estallido social y posteriormente, la pandemia. Muchos decidieron comprar a través de canales digitales, razón por la cual aumentaron las ventas del canal e-commerce en 55% (CCS).

En el rubro logístico se pudo constatar un verdadero crecimiento durante el 2020, según explica Eduardo Segovia, CEO de Rocktruck, empresa de transporte de carga dedicada al delivery corporativo que opera desde la IV a la X región, y que se ha dispuesto a crear un nuevo ecosistema favorable en la industria. "Tuvimos un aumento de 45% de necesidad de camiones para el canal tradicional tanto en regiones como en la RM y crecimos un 150% en la cantidad de despachos diarios respecto del 2019, impulsados por las ventas que registró el canal ecommerce", precisó.

Lo cierto es que el 2020 para muchos chilenos fue un período de replanteamiento y de decisiones laborales, ya sea por los más de 268 mil jóvenes del país rindieron en enero la Prueba de Transición Universitaria (PDT), personas de segmentos más adultos que han quedado desempleadas producto de la pandemia y se encuentran en proceso de búsqueda, o quienes simplemente quieren cambiar de trabajo.

Si bien, habitualmente se tiende a mirar carreras profesionales y técnicas como primera opción, hoy el mercado brinda nuevas oportunidades de desarrollo que antes eran vistas como simples oficios, pero que hoy ofrecen altos estándares de calidad de vida y estabilidad.

En el transporte de carga terrestre enfocado en el delivery corporativo, los trabajadores se pueden desempeñar en distribución de "primera milla", relacionado con el movimiento de camiones de grandes volúmenes recorriendo distancias de una ciudad a otra; "penúltima milla", que se refiere a unidades más pequeñas que hacen distribución a la misma ciudad - por ejemplo, traslado entre bodegas o a la tienda de un retail, abastecimiento de supermercados, almacenes de barrio y farmacias-; o bien en "última milla", ligada al e-commerce y a hacer llegar la carga hacia el cliente final.

Para ello, es necesario contar con licencia Clase A-4 o A-5, las cuales permiten conducir vehículos simples destinados al transporte de carga, o bien todo tipo de vehículos motorizados, simples o articulados, respectivamente, y cuyos pesos sean superiores a 3.500 kilogramos.

"Se trata de una especie de "cornershop del transporte", pero la diferencia es que los trabajadores poseen un contrato formal de trabajo, se les garantizan ingresos mínimos, se les pagan seguros de vida y salud y son apoyados en su crecimiento", explica Eduardo Segovia, CEO de Rocktruck.

Tradicionalmente, esta actividad fue vista como un trabajo informal que presentaba diversas falencias, como por ejemplo un deficiente nivel de capacitación y profesionalismo, bajas remuneraciones, problemas administrativos dentro de las mismas empresas, inseguridad, y ociosidad de los camiones.

Sin embargo, actualmente hay empresas que se enfocan en generar buenas prácticas que derriban de manera efectiva estos antiguos patrones. De hecho, las personas que hoy deciden desempeñar esta actividad, pueden contar con múltiples incentivos laborales, además de llegar a generar ingresos que van desde $1.300.000, hasta los $4.500.000.

Dentro de los beneficios que redefinen este nuevo perfil laboral, están por ejemplo la posibilidad de tener un ingreso mínimo diario de $50 a $60 mil pesos; pago de imposiciones y ayuda a la compra de vehículos para trabajar; convenios para acceder a precios más bajos en combustible, y la posibilidad de acceder a la banca. "Además de obtener premios mensuales, como Giftcards, nosotros los bancarizamos. Históricamente muchos de ellos no han podido acceder nunca a una cuenta corriente, lo cual ahora sí es posible", añade el ejecutivo.

En esa línea, hoy los nuevos perfiles de transportistas de carga en Chile se caracterizan por tomar el oficio como un estilo de vida, al cual no optan por necesidad, sino muchas veces por gusto y decisión propia. "El objetivo de iniciar este nuevo ecosistema fue justamente llevar el transporte de carga a un nuevo nivel, en el cual los trabajadores sientan que son felices en su trabajo, y que vean este empleo como sinónimo de bienestar, y respaldo tanto para ellos como para sus familias", asegura Eduardo Segovia.

Finalmente, algo que destaca a estos nuevos perfiles laborales, es la creciente presencia femenina. "Actualmente, el 18% de nuestro equipo de trabajo está compuesto por mujeres. Esto demuestra el avance que se ha experimentado en términos de equidad de género, además de evidenciar un reconocimiento a su liderazgo, algo que sin duda aporta al desempeño, diversidad, productividad y clima laboral al interior de las empresas del rubro", concluye el experto de Rocktruck.