Sidebar

Menú

Pequeños agricultores pueden postular a fondos para recuperar el potencial productivo de los suelos

Noticias

Hasta el 26 de marzo se reciben las postulaciones al segundo concurso regional del programa SIRSD-S de este año.

El suelo fértil es la base de la actividad agrícola y de la producción de alimentos. Por ello, el Ministerio de Agricultura a través del programa Sustentabilidad Agroambiental de los Suelos Agropecuarios (SIRSD-S), entrega incentivos a pequeños agricultores del país para recuperar el potencial productivo de los suelos agropecuarios y conjuntamente, mantener los niveles de mejoramiento alcanzados.

En esa línea se enmarca el segundo concurso regional del año del programa SIRSD-S a que convoca INDAP en la región de O'Higgins, el cual abrió sus postulaciones a mediados de febrero, venciendo el plazo para postular el 26 de marzo próximo.

Pueden participar en este concurso los agricultores usuarios de INDAP, cuyos predios se localicen en las comunas de la Región de O´Higgins. Los interesados en presentar Planes de Manejo podrán hacerlo para los siguientes subprogramas: Incorporación de fertilizantes de base fosforada, Incorporación de elementos químicos esenciales, Establecimiento de una cubierta vegetal en suelos descubiertos o con cobertura deteriorada, Empleo de métodos de intervención del suelo, orientados a evitar su pérdida y erosión y a favorecer su conservación, Eliminación, limpieza o confinamiento de impedimentos físicos o químicos.

En tanto, el 21 de enero pasado se cerraron las postulaciones para el Concurso Regional de Operación Temprana del programa SIRSD-S, que estuvo dirigido a usuarios cuyos predios se localicen en sectores de secano de todas las comunas de la Región de O´Higgins. Este año el programa cuenta con un presupuesto aproximado de mil 600 millones de pesos.

Las bases del concurso se encuentran disponibles en las agencias de área de INDAP de la región, en calidad de documento de consulta.

Millonaria inversión en suelos de O'Higgins

INDAP invierte cada año un promedio aproximado de mil 800 millones de pesos en mejorar los suelos agrícolas de la Región de O'Higgins; beneficiando a más de mil 500 pequeños agricultores y cubriendo unas 9 mil hectáreas aproximadamente.
Byron Blamey, encargado regional de SIRSD-S de INDAP O'Higgins, señaló que a través de esta iniciativa se cofinancia hasta el 90% de los costos netos de las prácticas a ejecutar, cada uno de las cuales apunta a un aspecto específico que contribuye a lograr el objetivo del programa.

Agregó que en la Región de O'Higgins, la mayor degradación de los suelos se registra en la zona del secano, principalmente debido a los bajos niveles de materia orgánica, bajos niveles de fertilización y a la exposición de los suelos a las lluvias y vientos.

El Seremi de Agricultura, Joaquín Arriagada, indicó que uno de los objetivos del programa SIRSD-S es realizar prácticas de conservación del recurso suelo que son muy necesarias para adaptarse a los escenarios dinámicos que afectan a la agricultura, de manera de hacer que esta sea una actividad más sustentable en el tiempo.

El director regional de INDAP, Juan Carol García, explicó que la calidad de los suelos es fundamental para desarrollar una agricultura y una ganadería de calidad. Resaltó que para ello es necesario manejar adecuadamente, entre otros factores, los contenidos de materia orgánica del suelo y la condición estructural del mismo; ya que en la medida que estos componentes se pierden, las propiedades óptimas del suelo se degradan y la productividad disminuye.

Entre las principales prácticas para el mejoramiento de los suelos agrícolas, están, para la zona del secano, el control de cárcavas, la aplicación de guano, aplicación de fertilizantes fosforados, el establecimiento de praderas permanentes, construcción de cercos, manejo de rastrojo de cereal; y para suelos de riego el manejo de rastrojos de maíz y establecimiento de praderas de alfalfa, estas últimas principalmente para los agricultores(as) que explotan el rubro de ganadería.
Gracias a este programa se ha logrado mejorar las condiciones estructurales, biológicas y de fertilidad del suelo, situación que los agricultores de la zona ya están valorando porque logran mejores rendimientos.