Prensa especializada destaca incorporación de Inteligencia Artificial en Hospital de San Vicente

Noticias

En su sección de Innovación y Desarrollo Sostenible, El Mercurio resaltó al establecimiento por su aplicación en tratamientos a enfermos crónicos.

Desde hace varios meses el Hospital de San Vicente de Tagua Tagua, viene ideando la incorporación de un sistema de inteligencia artificial (IA) cuyo objetivo es que los pacientes de enfermedades crónicas como diabetes, con problemas de coagulación o que tienen largos tratamientos para el cáncer los sigan al pie de la letra, evitando complicaciones mayores. Ya comenzaron su prueba y entrenamiento, y esperan tenerlo en operaciones en marzo.

Este importante avance fue parte de un reportaje del diario El Mercurio, en el que el director del Hospital de San Vicente, Aldo Díez de Medina, indicó que "Hay factores -más allá de los aspectos clínicos- que afectan a los pacientes en su recuperación y cómo siguen su tratamiento. Un ejemplo simple: en el hospital nos dimos cuenta de que los pacientes crónicos que viven más lejos son los que más se descompensan. Por lo tanto, la variable geográfica es algo a considerar en el tratamiento".

Para lo anterior, el hospital trabaja en conjunto con la empresa chilena Unit y el apoyo del laboratorio Roche. "Hay guías clínicas que se basan en la evidencia científica sobre cuál es la mejor forma de tratar a los pacientes que padecen ciertas patologías. Pero esas guías no consideran el contexto o la esfera psicosocial: la educación, los ingresos, medio de transporte, con qué personas viven, su salud mental, etc. Nos propusimos diseñar un sistema que pueda predecir la futura adhesión al tratamiento a partir de múltiples variables y que, además, haga sugerencias personalizadas por cada paciente", dice el médico Álvaro Riquelme, product manager de Voyager, nombre del sistema de inteligencia artificial creada por Unit.

El sistema tiene complejidades. "El doctor escribe lo que quiere, libremente. La IA debe ser capaz de analizar y extraer información de ese texto", agrega Riquelme.

La IA, además, permite que el facultativo no tenga ni siquiera que tipear, ya que basta con que dicte, y un sistema de reconocimiento de voz transcribe por él. "Esto permite que el doctor esté más enfocado en la relación con el paciente y gaste menos tiempo en labores administrativas", dice Diez de Medina.

Junto con predecir el grado de adhesión del paciente, la IA también hace recomendaciones, como los medicamentos más apropiados, la dieta, cómo tratar las comorbilidades o los mejores momentos para llamarlo a control. "Tenemos muchos pacientes con baja escolaridad a los que les cuesta más seguir las indicaciones, algo similar pasa con pacientes de la tercera edad. El tratamiento tiene muchos factores multidimensionales que la inteligencia artificial nos ayuda a entender", señala el director del Hospital de San Vicente, en el cual se atienden 30 mil pacientes solo en el consultorio de especialidades.

"El objetivo final es mejorar y prolongar la vida de la persona, pero también trae otros beneficios ya que un paciente compensado pasa menos días hospitalizado, requiere medicamentos de menor costo y otras consecuencias que repercuten también en la mejor disponibilidad de los recursos", dice Diez de Medina.