Ex párroco Jorge Vásquez no descarta presentarse como candidato a alcalde por San Fernando

Noticias

El ex párroco de la Iglesia Santa Rita de Cascia Jorge Vásquez, en entrevista con diario Sexta Región habló sobre lo que fue su vida sacerdotal y como está enfrentando hoy la dispensa papal que significa estar fuera de los templos católicos oficiando misas, además de sus nuevos objetivos políticos donde no descarta la posibilidad de presentarse como candidato a concejal o a alcalde por la comuna de San Fernando.

¿Cómo debo decirle, padre Jorge o Jorge Vásquez?

Sólo Jorge, soy Jorge Vásquez, más allá de haber llevado vida sacerdotal por 22 años, o del lugar laboral, donde me desempeñé, como profesor, asesor espiritual y motivacional, como capellán de distintos establecimientos educacionales e instituciones públicas, y que hoy sigo apoyando.

¿Que recuerda o destaca de su servicio sacerdotal?

Destaco de mi vida al ejercicio sacerdotal la cercanía permanente con las personas y descubrir la grandeza de servir con honor y alegría a los demás. Me desempeñé como profesor y asesor del Instituto Regional Federico Errázuriz, colegio donde me eduqué desde kínder a cuarto medio, en los colegios maristas, Instituto San Fernando e Instituto O'Higgins de Rancagua, en el Villa María Collage, en el Santo Tomas, en el Trinity Collage, en el Liceo B 17 y en el Instituto Politécnico de Santa Cruz, en la Escuela Básica rural de Isla de Yáquil de Santa Cruz, profesor del Instituto catequético de la Universidad Católica de Chile. Además de ser asesor motivacional y espiritual como capellán de algunas Instituciones como el Hospital clínico de la FUSAT, del Hospital Regional de Rancagua y como Capellán del glorioso Regimiento de Infantería numero 19 de Colchagua. También, haber desempeñado un profundo servicio de acompañamiento y formador, como asesor de todos los movimientos juveniles católicos de la VI región y transversalmente más de 10 años como párroco en la Parroquia Santa Rita de Cascia ubicada en el sector norponiente de San Fernando, donde tenía encomendado 40.000 almas por cuidar y acompañar en el camino espiritual, comunitario y búsqueda del bienestar social, buscando soluciones en conjunto con todas las juntas de vecino de los sectores, sus problemáticas de contingencia, como los es el tráfico de drogas, la drogadicción juvenil, la violencia intrafamiliar, problemas de la educación, de salud, del bienestar de todos, de unos de los sectores más vulnerables de San Fernando, y todo eso siempre como un servidor, especialmente de los más necesitados.

Actualmente, tengo dispensa papal, un don especial que sólo lo concede el Santa Padre -en este caso el Papa Francisco-, dispensa que solicité voluntariamente después de un profundo discernimiento. Lo que significa que he pasado a formar parte de la vida laica o civil, por lo que soy Jorge Vásquez Valenzuela a secas. Es la experiencia de trabajo comunitario y servicio al prójimo lo que me motiva y llena mi alma, por eso nunca he dejado de participar activamente con las agrupaciones y dirigentes sociales de ayuda, sigo organizando servicios, buscando recursos, más ahora que estamos viviendo un tiempo tan difícil para todos. Se ha juntado la pandemia, las dificultades económicas, y siento hoy más que nunca que mi labor es ayudar, esa es mi motivación.

¿Ha recibido muchas críticas tras su salida de la iglesia?

Las críticas siempre son buenas, y las recibo de esa manera. No es necesario que a todos les parezca bien lo que hago. Más aún, porque dejé el sacerdocio y colgué la sotana, por decirlo de alguna forma. Pero, el servicio social es mi vocación, y lo llevo en mi sangre. El trabajo en equipo, es fundamental para que se beneficie a la comunidad. Promover la ayuda social desde el conocimiento que me da la experiencia de haber vivido de cerca con las familias de menos recursos, y es con ellos mi compromiso 24/7. Las críticas me ayudan a mejorar, son oportunidades de crecer y trascender.

¿Lo hemos visto muy activo en las redes sociales y cercano a la política?

Sí, las redes sociales son una buena forma de dar a conocer el trabajo que hacemos. Porque somos un equipo de trabajo, nos llamamos "Mistik Corazón" conformado por personas que creen en la ayuda al prójimo, corazón y acción, comprometidos 100% y 24/7. Y ha sido a través de las redes sociales, que se han motivado otras personas y captamos apoyo para poder mantener viva esta labor social, en la cual siempre se necesitan muchas manos y recursos. Tenemos una olla común que beneficia a 1.400 familias. Pero además hacemos contención emocional, capacitaciones, y muchas veces hasta hemos hecho aseo en las casas de las personas que están solas y no pueden mantener su espacio en mejores condiciones. Quizás también me critiquen por decir esto, pero es una realidad que vivimos los que estamos en terreno con los que necesitan ayuda. Aún así hay tanto por hacer...

¿En tiempos de pandemia como canalizan esa ayuda?

Mantener la ayuda es un trabajo arduo. Se necesita del servicio y entrega de muchos corazones, de ahí viene nuestro nombre (Mistik Corazón) porque ponemos mística y corazón en este servicio, se deben conseguir alimentos, suministros básicos, vehículos, mover muchas personas, porque hay que preparar los alimentos, repartirlos, muchas cosas. La pandemia ha pegado duro a todos y se intensifican las necesidades, por eso se hace tan importante que estas obras sigan vivas. Como decía, en San Fernando, hoy apoyamos a 1.400 familias que forman parte de una olla común, pero son muchas más las necesidades y de distinto tipo. Por ejemplo, también hemos realizado labor de sanitización de espacios, para prevenir el contagio. En vísperas de navidad ya hemos entregado más de 1.000 regalos, algunas cajas de mercadería, todos los jueves repartimos raciones de once (sándwich, café, chocolate) a niños y adultos y seguiremos haciéndolo en los sectores más vulnerables de la comuna. Por otra parte, el apoyo emocional, la contención espiritual y las capacitaciones a las juntas de vecinos, también son importantes y trascendentes. El servicio de apoyo comunitario en tiempos de pandemia es aún más importante.

¿Qué hay de cierto que iría de candidato a alcalde por San Fernando?

Hoy trabajo en la Gobernación de Colchagua y desde allí desarrollo mi vocación de servidor público, además del trabajo fuera del horario laboral con mi equipo (Mistik corazón) de ayuda comunitaria. Pero es cierto que he tenido algunas conversaciones con personas relacionadas con la política que me han mencionado, entre otras cosas, la posibilidad de considerar una candidatura a un puesto en el gobierno comunal, de alcalde o concejal, propuestas que las estoy evaluando y discerniendo en este momento, para ser la voz de todos, especialmente de los que no son escuchados, debido al profundo conocimiento que tengo de mi querido San Fernando. También, en mis recorridos en terreno o las redes sociales, las personas me lo han mencionado, pero insisto que más allá del lugar, donde me desempeñe, siempre voy a buscar la forma de desarrollar mi vocación. Soy servidor público y a eso me voy a seguir dedicando.