Sidebar

Menú

Presentación de libros de escritor Rigoberto Meriño

Noticias

En el marco del XXIII Encuentro del Mundo de la Cultura, organizado por la Sociedad de Escritores de Chile, filial Gabriela Mistral, Región de Coquimbo, se efectúo en lanzamiento de los libros "un, dos, tres, poesía es" del destacado escritor nacido en su patria chica, Varillar e hijo adoptivo de San Fernando y Chimbarongo, Rigoberto Meriño.

La presentación del Tomo I, estuvo a cargo del destacado hombre de letras, poeta, cuentista, Juan Carlos Robles, quien destacó la trayectoria cultural que han realizado, en conjunto, en las localidades rurales del valle de Elqui y, a la vez, las vivencias de él con el destacado autor de poemas infantiles.,

Respecto al Tomo II, me ha correspondido el alto honor de presentarlo. Lo realizo con el cariño y respeto que, a través de los años, se ha acrecentado debido, especialmente, a la rica creación literaria dirigida a niños y adultos que nace de las manos campesinas del poeta.

Presentación:

Conocí a Rigoberto cuando era un niño. Siempre con su rostro vivaz y alegre lo veía pasar, día tras días, arreando piños de cabras y ovejas, permanentemente acompañado de su fiel amigo, su perro. Otras veces, sumergiéndose en las profundas aguas del río Turbio que baja desde la cordillera por el boquerón del mismo nombre, o tal vez, en las noches estrelladas, subiendo a la cima del cerro de Varillar para alcanzar las estrellas con sus manos, o cuando ayudaba a los residentes en las labores de cosechas de frutas y verduras, en las temporadas veraniegas.

Pasaron los años, no supe nada de él, hasta que un día en un Encuentro cultural, en la ciudad de San Fernando, lo reencontré. Esta vez arreaba cultura, contando estrellas y sucedidos que aprendió en los altos cerros elquinos, mientras libaba el mate común entre elquinos y trashumantes argentinos, venidos de allende la cordillera a venerar a la virgen morena de Andacollo.

Aprendizaje de la vida que le ha permitido contar, desde la realidad de su niñez, con esa mirada infantil, colorida y alegre; pregonando la palabra hecha poesía a niños y adultos con una sencillez y elocuencia admirable, que atrapa.
Leyendo su poesía me viene el recuerdo cuando arreaba el chivato Turungo, cabrío macho, cubierto con manchas blancas pequeñas y medianas, con fondo negro, colorado, rosillo, café y amarillo y es así como él lo define "Mi Chivato Turungo / Preñó Estrellas, / Estrellas Rosillas / En los Corrales de la Luna".

Su vida la ha transformado en poesía, al igual que sus vivencias ya que, en el boquerón del río Turbio, en el valle de Elqui, impregnó su mente y su corazón enlazándola fuertemente al respeto a la naturaleza. Así lo describe en su poesía Corazón Ecológico: "Si Quieres Soñar / Con un Mundo Mejor, / Educa tus Emociones, / Habla con el Corazón", "Ama la lluvia / Cuida la Flor, / Contempla el Árbol / Siembra con Amor".

Rigoberto Meriño, al igual que todos nosotros, desde su niñez escuchó sobre Lucila, una niña campesina, nacida en Vicuña, en el valle de Elqui, entre cien montañas o más, como se transformaba en princesa y después en reina de la poesía mundial, comentando que: "La poesía es en mí sencillamente un regazo, un sedimento de la infancia sumergida"

Esa misma infancia sumergida que Rigoberto vivía en su valle del río Turbio es la que impregna en sus versos para Gabriela:

Cachipún, cachipún, / cuando las hojas caían, / en la Vicuña soleada / una dulce niña nacía.
Cachipún, cachipún, /se llamaba Lucila / Hija de las montañas, / de verdes pupilas.
Cachipún, cachipún, / fue amiga del río, / de todas sus montañas, / y del quisco tardío"
Cachipún, cachipún, / en Montegrande vivió. / Allí fue campesina. / a la tristeza dijo NO.
Cachipún, cachipún, / un viento primaveral / repartió todos sus versos, / como GABRIELA MISTRAL.
Cachipún, cachipún, / un premio la coronó / Reina de la poesía / Su flama nos regaló.
Cachipún, cachipún / su canto germinó / en las aulas del mundo / en los rostros sin voz.
Esta es la mirada hacia ti estimado amigo. Tu trabajo cultural nos enorgullese. Los niños de hoy y mañana lo atesorarán.-

HÉCTOR HERNÁN HERRERA VEGA
Escritor, Historiador e Investigador Cultural.