Gerentas en la Región de O´Higgins y Precariedad Laboral: ¿Dónde estamos como Región?

Noticias

La inclusión de la mujer bajo condiciones equitativas es un tema relevante para la sociedad. ¿Cuál es el diagnóstico de la Región de O'Higgins? Una manera de aproximar esta pregunta es pensando en los cargos gerenciales ocupados por mujeres. Una sociedad en la que sólo hombres llegan a estos puestos deja automáticamente de ser inclusiva.

Usando los últimos datos disponibles de la Encuesta Nacional de Demanda Laboral coordinada por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo, el Observatorio Laboral de la Universidad de O'Higgins realizó una serie de análisis estadísticos que ponen en tela de juicio los posibles avances que se supone habíamos logrado.

De las cerca de 2400 empresas encuestadas en la Región de O'Higgins, un 51% de ellas tiene al menos una gerenta. Sin duda, que más de la mitad de las empresas de la Región de O'Higgins tengan mujeres en cargos gerenciales, podría significar buenas noticias. Sin embargo, los mismos modelos estadísticos también sugieren que las mujeres suelen ser gerentas pero de empresas cuya mano de obra no es calificada. Es decir, de empresas precarizantes, o donde la mano de obra es más "reemplazable". En términos concretos, si usted es mujer y trabaja en una empresa de la Región de O'Higgins donde no se necesita ninguna certificación, tiene un 60% de probabilidad de llegar a ser gerenta. Esta es una probabilidad bastante alta.

Entonces, la buena noticia es que la mitad de los cargos gerenciales de las empresas de la Región están ocupados por mujeres. La mala es que estas empresas son rudimentarias. En la práctica lo que esto significa es que las puertas de los cargos gerenciales siguen estando cerradas para las mujeres. Y que las únicas puertas abiertas para las mujeres siguen siendo las de las empresas de bajo nivel.

Como Observatorio creemos que esta disparidad de género no sólo es una exclusión sistemática sino que también causante de desigualdad económica. Por ejemplo, un sinnúmero de evidencia científica sugiere que el COVID ha golpeado mucho más duro a las empresas más precarias, es decir, a las empresas conducidas por mujeres.

Es por esto que es importante no sólo pensar en que en el 51% de las empresas hay gerentas. También debemos considerar de qué tipo de empresas estamos hablando. No sólo por un asunto de equidad, sino que también porque está demostrado que existe un efecto positivo para las empresas la presencia de liderazgos femeninos.

Cristina Hernández y Héctor Bahamonde
Investigadores Asociados del Observatorio Laboral de la Universidad de O'Higgins.