Reestructuran Farmacia de Hospital de Lolol para hacer frente al COVID-19

Noticias

Modificar la atención, optimización de la gestión de suministro de medicamentos y la entrega a domicilio son las estrategias que les han permitido sortear este desafío.

La Unidad de Farmacia del Hospital de Lolol ha debido enfrentar el gran desafío propuesto por la emergencia sanitaria impuesta debido a la llegada del Coronavirus, el cual provocó un aumento en el flujo de usuarios y un cambio de todos los procedimientos para el suministro de medicamentos, debiendo implementar diversas estrategias de entrega, resguardando siempre las medidas de protección tanto de los funcionarios como de los usuarios.

La encargada de este servicio, la doctora Valentina Alcalde, entregó detalles respecto de cómo se han reestructurado para poder mantener la continuidad del servicio, sosteniendo que "Hemos tenido que hacer varios ajustes, entre ellos modificar la ventanilla de atención para asegurar una atención continua y segura con una categorización previa al ingreso al consultorio y así evitar posibles contagios dentro del recinto. Por otro lado, hemos gestionado que pacientes que antes retiraban sus medicamentos en Rancagua y Santa Cruz, pudiesen retirarlos en el hospital".

"En el caso de los adultos mayores o pacientes en grupo de riesgo, el retiro de sus medicamentos lo puede hacer sus familiares, presentando el carnet crónico en cualquier momento del mes, independiente de su fecha de retiro. Además, aquellos que tenían sus recetas caducadas, se les gestionaba desde farmacia la revalidación a través de los médicos", complementó la médica.

Acercar el Servicio de Farmacia a los domicilios de aquellas personas con dificultad de movilidad ha sido otra de las estrategias que ha tenido éxito para facilitar la entrega de fármacos, así lo aclara la profesional del establecimiento de salud lololino, explicando que "A los pacientes postrados o con necesidades especiales y a sus cuidadores se les está entregando medicamentos en sus domicilios".

Uno de los puntos a rescatar de parte de la doctora alcalde es la ayuda y comprensión de parte de los usuarios señalando que "En un principio tuvimos dificultades de stock, por lo que tuvimos que ajustarnos a la realidad local para que nadie quedara sin sus medicamentos. El apoyo de la comunidad ha sido clave para realizar la entrega óptima del servicio y así se pueda llegar a nuestros adultos mayores sin que ellos se expusieran en el consultorio. En general ha sido una buena recepción", finalizó la encargada de Farmacia.-