Comienzan los estragos de la precariedad laboral en los empleos maulinos

Noticias

El investigador del CEGES-Maule, Dr. Guillermo Riquelme, afirma que la gran precariedad del trabajo en el Maule explica cifra histórica de disminución de 93.896 Ocupados con respecto a igual período de 2019. La tasa real de desempleo sería más cercana al 20%, con base en cifras del subempleo.

Las cifras de empleo en el Maule del trimestre abril-junio, recientemente publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), son reflejo del letargo socioeconómico que atraviesa el país, producto de la crisis sanitaria mundial.  La disminución de los Ocupados a 93.896 personas con respecto a  igual período del año 2019, es una evidencia más de la precariedad del empleo en la región. Así lo considera el Dr. Guillermo Riquelme, investigador del Centro de Estudios y Gestión Social del Maule (CEGES-Maule) de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, para quien dicha cifra representa un “peack histórico”.

“Claramente la gran precariedad del trabajo en el Maule explica estas históricas cifras, cuestión bastante previsible según los Estudios Socioeconómicos que ha venido realizando desde el 2011 el CEGES-Maule”, comenta el investigador quien en dichos estudios ha destacado las principales características de esta precariedad laboral, que son el subempleo y la informalidad.

A juicio de Riquelme “las cifras son lapidarias”, ya que el subempleo (medido a través de la combinación del desempleo más el trabajo a tiempo parcial involuntario) alcanzó una tasa de 19,8%, que dada las restricciones en la movilidad y escasas oportunidades de trabajo en la actualidad, es “la tasa que mejor representa el desempleo en la región, es decir, estamos más cerca de una tasa de desempleo real del 20% que de la tasa recientemente informada de un 10,8%”.

Empleos asalariados

El investigador lamenta que la pérdida del 14,2% de los empleos asalariados se vea agravada por la caída de los empleos por cuenta propia, categoría que alcanzó el 31,8%.

Es de destacar que los empleos por cuenta propia mostraron crecimiento desde octubre de 2019, luego del Estallido Social, lo que se conformó en una tasa de informalidad del 35% durante el primer trimestre

del año 2020. Dicho comportamiento compensó la pérdida de empleos asalariados, lo que a su vez posibilitó mantener una tasa de desempleo relativamente baja para el primer trimestre de este año, en torno a 6%. 

Bajo el análisis de Riquelme, la caída de la informalidad a 27% durante el segundo trimestre del año refleja las condiciones de precariedad y vulnerabilidad de los trabajadores maulinos en actividades y oficios sin mayor protección ni seguridad social. “Estos trabajadores se han visto gradualmente impedidos de trabajar libremente en las calles, más aún con medidas de cuarentena obligatoria para la comuna de Curicó, donde sabemos se realizan muchas actividades ligadas al comercio ambulante”, comenta.

Desigualdad de Género

Las más perjudicadas han sido las mujeres. El investigador destaca que al ser las mujeres quienes cumplen múltiples funciones de trabajos por cuenta propia, como cuidadoras de enfermos, adultos mayores, madres y dueñas de casa, se encuentran en condiciones de mayor vulnerabilidad que los hombres.

“Es así como las mujeres han sido las mayormente perjudicadas con la caída del empleo informal, provocando un desempleo interanual a más de 24 mil maulinas para el período abril-junio 2020”, señala.

Desánimo en la búsqueda de trabajo

La inactividad es otro de los componentes en aumento, con un crecimiento a 12 meses de 25,4%.  “Evidentemente existe un desánimo o desaliento para salir a buscar empleo, porque, con toda razón, se cree que no se encontrará en las actuales condiciones del país. Por lo que hay una gran cantidad de trabajadores potencialmente activos que esperan retomar actividades laborales una vez terminada la pandemia” comenta el investigador, quien subraya que los trabajadores que se encuentran con suspensión temporal de sus contratos no son considerados por el INE como desempleados, sino como ocupados ausentes.

En este sentido, Riquelme se pregunta cuántos de estos trabajadores mantendrán sus empleos, una vez terminada la suspensión temporal. Comenta que probablemente una parte importante de estos empleos también se pierda.