Académicos UOH analizan los cambios en la Prueba de Transición de Lenguaje del proceso de admisión 2021

Noticias

El examen, que reemplazará a la PSU, evaluará no solo conocimientos, sino también, y de forma paulatina, competencias.

En el mes de enero del 2021, se llevará a cabo la Prueba de Transición (PDT), primer paso para reemplazará las actuales Pruebas de Selección Universitaria (PSU) como examen para acceder a la educación superior. En el área de Lenguaje, se inicia el cambio de instrumento se incorporan progresivamente preguntas para medir competencia lectora y se eliminan las preguntas que medían indirectamente la habilidad de escritura (conectores y plan de redacción).

Gabriela Gómez y Federico Navarro, académicos de la Universidad de O'Higgins, son parte del equipo que trabaja en la elaboración de los nuevos instrumentos en una colaboración interinstitucional entre el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (DEMRE) y la UOH. En este contexto participaron de la charla DEMRE: ¿Cómo se están construyendo las actuales pruebas?

"Vale la pena evaluar la escritura"

Federico Navarro, Doctor en Lingüística y Presidente de la Asociación Latinoamericana de Estudios de la Escritura en Educación Superior y Contextos Profesionales, se desempeña como profesor asociado de la UOH y evalúo positivamente los cambios. "Los desempeños, las experiencias y las concepciones de escrituras sirven, y cada vez tenemos más evidencia sobre eso, para predecir los desempeños escolares y académicos tanto presentes como futuros", explicó, destacando que "Vale la pena evaluar la escritura, pero la pregunta es cómo hacerlo".

Para el docente, la evaluación estandarizada del lenguaje debe cumplir con ciertos principios que deben incorporarse al sistema de admisión. Ellos son: evaluar de forma directa muestras reales, pedir tareas situadas en contexto o con algún propósito, medir el cumplimiento de dichos propósitos evaluando el texto en su totalidad y no por partes, colocar a los escritores en una posición de autoridad demostrando lo que saben. Finalmente, "Medir dimensiones de alta complejidad y no simplemente contar errores ortográficos".

Navarro explicó que la antigua PSU efectivamente trataba de evaluar en base a algunos de estos principios. Buscaba fomentar, por ejemplo, "El escribir usando flexible y creativamente la variedad de recursos que ofrece la lengua de acuerdo con la estructura y del sentido semántico del texto. También, daba cuenta de la aplicación del proceso general de escritura". Sin embargo, aclara, "Los instrumentos concretos no respetaban estos principios, al usar textos fuera de contexto y sin un rol activo y creativo de los escritores". Por este motivo, se ha quitado de la prueba de transición el manejo de conectores y el plan de redacción.

Midiendo la comprensión lectora

La profesora Gabriela Gómez, quien es la directora académica de la nueva Prueba de Comprensión Lectora, comentó: "La PSU es una prueba diseñada hace más de 15 años que no ha avanzado junto con lo que sabemos hoy sobre lectura". La doctora sostuvo que "La nueva prueba es un instrumento para la medición de la competencia lectora, que no es para nada lo mismo que estaba evaluando hasta hace poco la PSU. El currículo escolar de Lengua y Literatura tiene tres ejes que van desde la enseñanza básica a la media: lectura, escritura y oralidad, el problema era que la PSU trataba de evaluar todo en una sola prueba, lo que debilitaba el instrumento".

El nuevo diseño parte de la base de que la lectura es una competencia, es decir, que se aprende y desarrolla a lo largo de la vida, se usa en múltiples contextos y con diversos propósitos: "Las y los jóvenes leen para aprender, pero no solo lenguaje, también leen para aprender ciencias, historia, matemáticas, etc.; además, leen para recrearse, para participar en la vida social y ciudadana". En este sentido, la académica UOH sostuvo que es un error decir que las y los jóvenes no leen: "Al contrario, leen cada vez más, son los medios y recursos los que han cambiado, se lee en medios digitales, en redes sociales, cada vez que se accede a internet se está leyendo".

De acuerdo con la académica, al usar una visión más amplia de la lectura y sus usos, se espera que la nueva prueba reduzca las brechas de la actual PSU "Al proponer textos más diversos y cercanos a las experiencias reales de lectura, la nueva prueba permitirá que las y los postulantes tengan más oportunidades de demostrar sus capacidades. El poder contar con una prueba más justa y que de más oportunidades a las y los jóvenes, son preocupaciones que están al centro de esta propuesta".

Inscripción a la Prueba de Transición

A través del nuevo portal acceso.mineduc.cl los estudiantes de cuarto medio y todos aquellos que quieran postular a las 43 universidades adscritas al Sistema podrán inscribirse, hasta el viernes 21 de agosto, para rendir la prueba que reemplazará a la PSU.

En el proceso de inscripción, los alumnos que están cursando cuarto medio en colegios municipales, servicios locales de educación, particulares subvencionados y de administración delegada quedarán exentos de pago, con lo que se beneficiará a más de 191 mil estudiantes de todo el país.