Árboles de CONAF continúan creciendo bajo estrictas normas de seguridad

Noticias

Luego de la llegada del Covid-19, la Corporación Nacional Forestal, implementó nuevos estándares de seguridad para continuar las labores. En el caso de los viveros de la región, las metas se han mantenido con éxito.

Un total de ocho personas trabajan día a día en el Vivero de Chomedahue, lugar que abastece a la región de árboles para las comunas, dando como resultado el éxito en programas como el de Reforestación, Recuperación Productiva de Bosques Quemados, Rehabilitación Ecológica, Forestación Campesina y Arborización, de todo el territorio regional y también para las regiones del Maule y Ñuble.

Esto gracias al esfuerzo que ponen en su labor, los trabajadores (as) del Departamento de Fomento Forestal (DEFOR), quienes han cambiado la modalidad de trabajo, adaptándola a los cuidados necesarios para prevenir el Coronavirus.

A la fecha, de las ocho personas que trabajan en el vivero, todos se trasladan diariamente a su lugar de trabajo con el equipamiento necesario, como mascarillas y guantes para lograr cuidar y mantener la producción de árboles, que necesitan del cuidado y mantención que estos trabajadores les otorgan.

En el Vivero de Chomedahue, se han abastecido de elementos desinfectantes, como dispensadores de alcohol gel, la capacitación que se les ha entregado sobre el distanciamiento social y el uso permanente de mascarillas mientras realizan su jornada laboral.

Al comenzar el día de trabajo, lo primero que hacen los viveristas es pasar al área de lavado de manos, luego se les toma la temperatura y se les entrega una ficha de autoevaluación de salud. Se les hace entrega de su mascarilla y guantes para comenzar con el aseo diario, el cual consiste en la desinfección de todas las dependencias con agua y cloro. Una vez finalizado esto, se puede dar inicio a labores normales.

Cabe señalar que para poder producir las más de 40 tipos de especies que el vivero tiene, se necesita personal que se haga cargo del riego por sectores, el cual debe ser parejo y uniforme, y se evalúa diariamente.

Otras actividades prioritarias, son la limpieza de maleza y mantención de sombreaderos, junto con la mantención de las líneas de riego. También son fundamentales las aplicaciones fitosanitarias para el resguardo de las plantas, procurando el cuidado de patógenos e insectos que puedan dañar la producción ya establecida.

"Nos enorgullece el trabajo diario que se realiza en nuestro vivero, ya que nuestros trabajadores y trabajadoras se han comprometido a continuar cuidando nuestro patrimonio forestal a través de la mantención de los árboles que tenemos en la región.

Sin duda, la producción que se entregue este año tendrá un valor agregado, ya que pese al Covid-19, nuestros viveristas continúan poniendo su esfuerzo", dijo Marcelo Cerda Berríos, Director Regional de CONAF.

Incluso el personal del vivero que se encuentra en sus hogares, está ayudando en el proceso de limpieza de semillas de quillay, que fueron recolectadas por personal de CONAF durante los meses de marzo y abril. Éstas son retiradas cada dos semanas en el domicilio de los viveristas que no asisten a terreno.

Por el momento, las entregas de plantas están detenidas debido al escenario actual de la pandemia, pero las solicitudes se reciben diariamente vía correo electrónico. El retorno a las entregas se evalúa día a día pensando en el bienestar de los funcionarios del vivero, quienes son los más expuestos.-