CARABINEROS DE O'HIGGINS, COMPROMETIDOS CON NUESTRA REGIÓN

Noticias

Con dos Prefecturas, diez comisarías y 52 destacamentos, Carabineros presta servicio al país en la región del Libertador Bernardo O'Higgins, orgullosos de contribuir a que sea una región segura.

Durante este 2020, el trabajo incansable ha logrado una disminución de un 10% de delitos de mayor connotación social, lo que significa que tenemos 724 casos menos, en relación a igual período del año pasado, de aquellos delitos violentos, que afectan la propiedad, la vida y bienes de las personas, por lo que generan un alto impacto público. Este trabajo se potencia con los demás actores persecutores y las autoridades administrativas, a través de alianzas estratégicas y relaciones estrechas, tal como la experiencia mundial demuestra.

Desde comienzos de año, se ha reafirmado el trabajo mancomunado con juntas de vigilancias, juntas de vecinos y diferentes tipos de organizaciones sociales, para disminuir la sensación de temor y que las personas sientan que Carabineros sigue siendo la Institución de siempre. Los mismos que acuden cada vez que son necesitados. Aquellos que por entregar seguridad son capaces de trabajar 16 horas diarias y más.

El Jefe de zona, General Alex Chaván Espinosa, respecto del trabajo incansable de Carabineros señaló que "En mis visitas por los diferentes cuarteles encuentro carabineros comprometidos, informados y que al igual que toda la sociedad, rechazan a aquellos que se apartan de nuestra doctrina institucional" y destacó el trabajo comprometido anónimo y silencioso que desarrollan carabineros y carabineras todos los días, sin cuestionamientos.

El General Chaván, destacó el aporte del Gobierno Regional, a través del Consejo Regional, de 42 vehículos, los que permitieron renovar en parte el parque vehicular de la región, que por el uso intenso que tienen ya estaba en condiciones de ser reemplazado.

Para concluir el Jefe de Zona destacó que "Como Carabineros sentimos el apoyo de los vecinos y vecinas, organizaciones sociales, alcaldes y autoridades de la región, como también aquellas personas silenciosas que día a día nos demuestra su cariño. Eso nos hace seguir adelante sin claudicar y aunque a veces, por situaciones que nos exige la contingencia tengamos que cumplir otras funciones, pase lo que pase, el Carabinero que a diario comparte con la comunidad de la VI región, siempre estará a su lado, para ayudar, tender una mano o simplemente entregar un gesto de amabilidad y empatía. Ese es nuestro compromiso".-

General Alex Chavan, Jefe de la Sexta Zona de Carabineros
"En este aniversario comprometidos más que nunca con nuestra esencia: la vocación de servicio"

Cuando se cerca a pasos agigantados el centenario institucional de Carabineros de Chile, en una época, convulsionada, de mucha reflexión y con profundos cambios, de donde surgirá, sin duda, un nuevo paradigma de nuestra sociedad, la institución tiene como desafío llevar a cabo un proceso de modernización sin renunciar a su esencia: la vocación de servicio y la prevención.

Desde que se fusionó la Policía Fiscal con el Cuerpo de Carabineros, el 27 de abril de 1927, en estos noventa y tres años de existencia hemos contado con el aprecio de la gente, pero, esa relación lamentablemente se ha visto dañada en el último tiempo por distintos episodios amargos de nuestra historia reciente y por los hechos ocurridos desde octubre del año pasado.

Todos estos episodios aceleraron sin duda, como lo ha expresado nuestro General Director, Mario Rozas Córdova, que "Carabineros debe reformarse, profundizando lo bueno, pero cambiando prácticas o procesos que ya no se condicen con los tiempos, teniendo como pilar fundamental el respeto irrestricto por los Derechos Humanos".

Estamos en un momento trascendental para la Institución. Hemos atravesado tiempos complejos, viviendo situaciones nunca antes registradas en nuestra historia, con algunos integrantes que dolorosamente se apartaron de la doctrina institucional. Pero, no por eso, dejaremos de recordar a los miles de carabineras y carabineros que con el orgullo y responsabilidad que significa vestir este verde uniforme, se entregan más allá de lo exigible y a veces, de lo humano, para aportar a la necesaria paz social que Chile necesita. Siempre al servicio de la ciudadanía, como una institución al servicio de las personas y la comunidad.

Tal y como lo hemos demostrado durante la pandemia, Carabineros continúa con su incansable labor, día y noche en la calle, en todo el país, dando lo mejor de sí para apoyar al incesante trabajo de autoridades y otras instituciones, ayudando a disminuir la cantidad de personas contagiadas. Velando por el cumplimiento de las medidas sanitarias en beneficio de la comunidad.

Aprovecho también esta ocasión, porque la nobleza obliga si hablamos de vocación de servicio, rendir un sentido homenaje, desde nuestras filas, a todo el personal de salud, en cada hospital, SAMU, SAPU, CESFAM, y centros de atención público y privado, que están entregando de manera anónima un tremendo trabajo a las chilenas y chilenos, y haciendo un gran esfuerzo para sacar adelante a nuestro país de esta temida pandemia.

El espíritu incansable de los Carabineros y su vocación es sin duda, lo que debe impregnar esta reforma que ya comenzó sus primeros pasos y que nos permitirá dar continuidad en el tiempo para que demos el salto que necesitamos, mirando nuestro centenario y teniendo en la calle "hombres y mujeres prudentes, pero no inhibidos".

Poniendo como piedra angular, desarrollar procesos formativos para fortalecer el quehacer institucional.

Estamos trabajando en el gran desafío que es potenciar un proceso constante de modernización y reforma de Carabineros. En este escenario somos los primeros interesados en llevar adelante el proceso de gestión y materialización junto con las autoridad y especialistas, por el bienestar de cada uno de los habitantes de este país. Teniendo siempre, como eje central, apoyar y respetar de manera irrestricta los derechos humanos, tanto en las fases de formación y capacitación, como en la aplicación de nuestra tarea en cada rincón del territorio nacional.

En el 93° aniversario institucional seguiremos desarrollando nuestros servicios 24/7, con honor, compromiso y esa esencia que nos ha permitido estar cerca de la gente, aportando con seguridad y con una vocación inalterable en el tiempo, que esperamos afianzar aún más camino a nuestro centenario.-

Vivir con el corazón teñido de verde
Más que una profesión una forma de vida, para toda la vida

El Jefe de la Tenencia Carretera de Colchagua, Suboficial Mayor Ismael Orellana Astorga, es uno de los pocos carabineros en este país con 33 años de servicio, que sigue activo en la Institución y que lleva más años de carabinero que de civil.

A primera vista, este hombre que ya pinta en canas, hijo de Hilda y Manuel y oriundo del sector El Huique, Santa Cruz, impresiona por el orgullo que siente de vestir el verde uniforme y es categórico en señalar que "Si volviera atrás, volvería a elegir ser carabinero, a esta noble institución yo la quiero porque me ha permitido ayudar a la gente, de muchas formas. Uno acá hace las veces de asistente social, sicólogo, profesor y muchas otras cosas más, nosotros hacemos de todo, eso es lo lindo de esta profesión que nos permite estar todos los días en contacto directo con la gente".

Desde que tenía 11 años, cuando participaba en la Brigada de Tránsito Escolar de su colegio, el Instituto Regional Federico Errázuriz de Santa Cruz e hizo el juramento a la bandera, supo que ser carabinero era su vocación.

La misma vocación que lo llevó a atender un parto, el 9 de febrero de 2007, cuando mientras realizaba un patrullaje carretero en la Ruta 5 Sur, se le acercó un afligido padre para decirles que su esposa no alcanzaba a llegar al hospital para dar a luz a su hijo. Eran las 3:30 hrs am y decidieron en vista de que aún no era inminente el parto escoltar a la pareja hasta el hospital regional, pero casi al llegar al centro asistencial, el bebé no dio tregua y decidió nacer en los jardines del centro de salud justo en las manos del entonces Cabo 1ero Orellana. Y como un regalo de la vida, el bebé, hoy José Nicolás de 12 años es su querido ahijado, con quien mantiene una cercana relación.

El suboficial Mayor Orellana, cuenta dentro de sus máximos orgullos, haciendo carne el dicho de que 'la sangre tira', que su hijo mayor, de 21 años, decidió seguir sus pasos y hace cuatro meses que es carabinero en en la 3a. Comisaría de Algarrobo. Como si fuera poco, su pequeño hijo de 12 años, ya ha empezado a mostrar las ganas de pertenecer a Carabineros de Chile y con eso, tal vez, sus dos hijos vistan con orgullo el uniforme que tantas satisfacciones le ha dado a su padre.

Honrado de ser parte de la institución en el aniversario 93° y digno de imitar por las nuevas generaciones, Orellana sentencia, "No sé cuántos años me queden en la institución, pero sí sé que voy a ser carabinero para siempre".

CORAJE, SUPERACIÓN Y VALENTÍA

A sus 23 años, el Cabo 2° Eduardo López Barella emociona con su historia de vida. Luego de entrar a los 17 años a la institución porque era un sueño que tenía desde niño, la vida le tenía preparada una dura prueba que bien ha sabido superar con éxito.

Hace tres años, un osteosarcoma en su pierna derecha obligó a los médicos a amputarle la extremidad: "Ahí aprendí a seguir adelante, a que hay que continuar la vida, al principio me eché a morir, pero me di cuenta que esto era un detalle en la vida, que me va a acompañar para siempre, pero que me ha abierto nuevas oportunidades, que nunca imaginé", comentó el cabo.

Actualmente, como encargado de vehículos de la 3a. Comisaria de Rancagua Oriente, y oriundo de la zona, sueña con ser seleccionado nacional de Tiro Paralímpico y llegar a los Juegos Olímpicos a representar a nuestro país.

"El año pasado, cuando llegué a la unidad, el Comisario me instó a que practiqué este deporte y me está animando constantemente. A mí me gustaba mucho el fútbol yo quería ser futbolista, pero nunca me iba a imaginar que se me iba a abrir esta puerta del Tiro y con todos los desafíos y éxitos que puedo tener por delante", asegura el cabo López con un tono que impresiona por su optimismo y simpatía.

Cada semana, antes de la pandemia viajaba a Santiago al Polígono de Lo Aguirre, donde entrena junto al Ejército, Tiró Paralímpico, teniendo que hacer blanco con un arma con balas de salva a 10 metros de distancia.

Comenta que en su unidad actual: "Se han portado un 7 conmigo, todos desde el comisario. A mí lo que me interesa es que me miren como un igual, y no como el pobre al que le pasó esto, y así es acá, si hay que llamar la atención es para todos de la misma forma. Yo hago mi trabajo con ganas, porque me gusta, porque me siento orgulloso de ser Carabinero. Hay cosas mucho peores que le pasan a la gente y uno tiene que hacer su contribución a los demás, si veo a alguien bajoneado, sé que hay que echarle una mano, así somos los carabineros, esa es nuestra vocación".

Y el Tiro Paralímpico no es el único deporte que lo apasiona, para el aniversario 91° de la institución, el Cabo López no lo pensó dos veces y aunque recién estaba usando la prótesis, se puso su polera verde y participó en la corrida que hace la institución en Rancagua para celebrar el aniversario.

Con el aprendizaje que le ha traído la vida, el Cabo López es un agradecido de la linda familia que ha formado junto a su mujer e hija de tres años, mismo tiempo desde que perdió su pierna, dice que ellas son su alegría y por eso se define como "feliz".

Este joven, ejemplo para sus pares es sin duda un orgullo para Carabineros de Chile digno de destacar con miras al centenario.

VALENTÍA A TODA PRUEBA

Con 17 años en la Institución, el Sargento 2° Rigoberto Cisterna Aravena de la Tenencia Pichidegua, es claro en decir que "los Carabineros privilegian el interés ciudadano por sobre el particular" y así lo demostró con un pequeño gran acto heroico, que lo marcará por el resto de su vida.

El sargento Aravena salvó la vida de cuatro mujeres, tres de ellas con 14 años de edad que cayeron a un canal de agua, el pasado 21 de noviembre de 2019. "Iba saliendo de un turno de noche a mi casa, por la ruta H 76, que une a Pichidegua con San Vicente, cuando vi que había un auto con los neumáticos hacia arriba al interior de un canal, nos bajamos rápidamente con mi colega, el Cabo 1° Juan Sandoval Otárola y vimos a una mujer que pedía auxilio, no lo pensé dos veces y me tiré al canal porque dentro del auto había una niña de 14 años, atrapada, que estaba tragando agua". Sin más y sin pensar en su seguridad y cómo él dice "sin pensar en que mi hija podría no haberme visto más", se metió al agua y comenzó a destrabar la puerta trasera del vehículo que estaba tapada por unas zarzamoras.

Finalmente, el esfuerzo valió la pena y el sargento Cisterna pudo sacar a la niña del agua que ya estaba casi inconsciente, con la ayuda del Cabo Sandoval, al igual que a otras dos niñas y una señora.

"Yo ingresé por vocación a la institución, tenía 18 años venía de Purén mi tierra Natal y me enviaron a la Escuela para ser Carabinero a Antofagasta y desde ahí siempre he disfrutado mi trabajo. Sé que ahora estamos atravesando por momentos difíciles, siempre lo comentamos con mi esposa que también es carabinera y tenemos una hija pequeña de dos años, es complejo lo que está pasando, pero tenemos todas las ganas de seguir, porque hay que trabajar con más ganas y hacer el trabajo de la mejor forma posible. Siempre que salgo de la casa pienso que a lo mejor no voy a volver, pero si veo una persona en peligro no voy a dudar en ayudarla, aunque ponga en riesgo mi propia integridad".

Este carabinero, anónimo, encarna los valores de compromiso a toda prueba que celebramos en este aniversario 93°, porque cómo él en las filas de carabineros son muchos los que día a día no escatiman esfuerzos para velar por el bienestar de todos, incluso por sobre el propio.-

Coronel Rodrigo Bascuñán, Prefecto de Colchagua
"Nuestros carabineros son incansables héroes de verde. Hoy quiero dar las gracias a cada uno de ellos"

Así se refiere el coronel Rodrigo Bascuñán Aravena de sus carabineros que trabajan en las provincias de Colchagua y Cardenal Caro, nacido y criado en esta región específicamente en Requínoa y con 28 años de servicio a la comunidad.

"He recorrido más de 14 lugares de todo chile y con el mismo espíritu atendimos a la comunidad. Aquí no hay distinción al atender, no clasificamos a las personas solo nuestro ánimo es atender rápidamente y dar una respuesta a la comunidad".

Respecto a lo que vivimos con la pandemia, el prefecto recuerda que "Me duele mucho hace unos días el haber ido a visitar a mis padres, para llevarles un saludo y cariño y algo de comida, los cuales viven solos y no poder saludarles ni abrazarlos, casi se me cayeron las lágrimas".

"Que prueba más grande nos ha impuesto nuestro Dios. Así también nosotros los carabineros vivimos y sufrimos como todos los compatriotas, la única gran diferencia que es nuestra obligación tener que cuidar a la ciudadanía y exponernos igual que los han hecho las enfermeras, médicos que han puesto y arriesgado su vida en atender a los contagiados.

Respecto a la gestión de estos años, en las provincias de Colchagua y Cardenal Caro, en los más de 25 cuarteles que se encuentran desplazados todos nuestros colaboradores: "Los carabineros, son incansables héroes de verde, donde atienden partos, son asistentes sociales, protegemos a los niños, atendemos los requerimientos las 24 horas, todos los días del año. Especialmente, en ambas provincias los carabineros han generado estrategias de estar junto a la comunidad como es el caso de la creación de más de 21 juntas de vigilancias rurales, donde se nota un permanente apoyo y cercanía con la gente del campo, estrategia que ha permitido bajar los índices delictuales.

Hoy quiero dar las gracias a las familias de carabineros y a cada uno de padres y madres de esta gran institución, hijos del uniforme verde, a los que ya no están y a los que sirven con esmero y transparencia a la comunidad para que Chile sea un país más seguro. Feliz 27 Abril".