8M Día Internacional de la Mujer

Noticias

Eso que han llamado amor, es trabajo doméstico y si no es igualitario, entre todos los miembros de tu hogar, debe ser remunerado.

Este día internacional de la mujer tenemos el deber de preguntarnos ¿es justa la sociedad que hemos construido, en ella tenemos hombres y mujeres las mismas oportunidades, gozamos de los mismos derechos? en este pequeño artículo buscaré sumergirnos en esta reflexión e invitarles a repensar una comuna acorde a los desafíos del año 2020; más justicia y dignidad.

El 25 de noviembre de 2019 en que se conmemoró el día contra todas las violencias hacía la mujer el colectivo "Las Tesis" deslumbró a Chile y el mundo con la intervención "Un violador en tu camino". "Y la culpa no era mía ni, donde estaba ni como vestía" gritaron millones de mujeres revelando un secreto a voces, todas hemos vivido algún tipo de violencia; física, verbal, psicológica, laboral, intrafamiliar, etc. En esta ocasión voy a ahondar en un tipo de abuso social muy común, que viven muchísimas mujeres de nuestra comuna, y que muchas veces confundimos con amor, hablo del trabajo doméstico y de cuidado.

Según la Encuesta Nacional de Uso de Tiempo (ENUT) las mujeres destinan en promedio 7 horas de su día en trabajo de cuidado de menores o adultos mayores y labores domésticas, mientras que los hombres solo lo hacen en promedio 2 horas. Además de lo dispar de la distribución del cuidado entre ambos géneros este problema tiene una raíz más peligrosa. Es que ese trabajo no es remunerado y por ende a la larga las pensiones ya miserables para todos, son aún más crudas con quienes por criar o trabajar en casa hoy tienen lagunas previsionales que resultan en pensiones de $60.000.

Una persona que trabaja como asesora del hogar o al cuidado de menores o ancianos gana alrededor de $350.000 mensual, entonces ¿por qué si trabajamos haciendo lo mismo que en casa, afuera de ella se nos paga un sueldo y adentro no? ¿Acaso por hacerlo en el hogar deja de ser un trabajo? Es común escuchar a dueñas de casa decir que no tienen trabajo, cuando en realidad se encuentran trabajando todo el día en el hogar, como también es común que mujeres que trabajan fuera del hogar, llegan a sus casas y continúan haciéndolo, teniendo dobles jornadas que a la larga fomentan el estrés y enfermedades asociadas al poco descanso.

En datos duros según el último estudio de Comunidad Mujer: "Si se contabilizara el trabajo doméstico no remunerado éste aportaría un 21,8 al PIB (...) mucho más que cualquier otro rubro". Este trabajo hoy no cuenta con reconocimiento ni seguridad social, prácticamente es naturalizado como un deber de la identidad femenina. Imaginen ¿cómo podría esta sociedad sostenerse sin alguien que cuidara de niños o ancianos? ¿Cómo funcionaría la economía sin alguien que provea de alimentos y de un hogar confortable a la mano de obra para que pueda trabajar con la energía y el descanso suficiente?

Este 8 y 9 de marzo, las mujeres repletaremos las calles de Chile y de nuestra comuna, porque continúa existiendo impunidad con delitos sexuales, porque en San Fernando no hay una ordenanza municipal contra el acoso callejero, por las asesinadas, golpeadas, por las que aún no se atreven a denunciar, y por las que denunciaron y no le tomaron sus casos, por todas las que han trabajado gratis, y por último porque la maternidad será deseada o no será; la huelga feminista va! Exigimos una nueva Constitución feminista con una mirada de justicia y un Sistema Nacional de Cuidados, remunerado y con seguridad social./

Macarena Galaz Muñoz,
Politóloga de la Universidad Diego Portales y Dirigente Comunal del Partido Comunista de San Fernando