Capilla en memoria de niñas fallecidas en la cordillera

Noticias

Durante una ceremonia religiosa efectuada el domingo recién pasado, fue inaugurada una capilla en memoria de las dos niñas fallecidas en el acceso a Termas del Flaco, Julita Garrido, atropellada en 1991 y Florencia Valderrama Frías, víctima del aluvión que el 25 de febrero de 2017 afectó al poblado cordillerano.

Producto de la muerte de Florencia, sus padres conocieron la historia de julita y luego junto a la familia del empresario hotelero Manuel Guzmán decidieron construir en el mismo sitio de la tragedia, un lugar de oración, reflexión y esperanza, para que los miles de turistas que cada verano se dirigen a Termas del Flaco, se detengan y reúnan para rezar por el descanso eterno de ambas pequeñas. En el lugar hay también dos grutas que son visitadas por los turistas que visitan el poblado cordillerano.

El padre de la pequeña Florencia, Juan Pablo Valderrama, dijo al término de la misa, que para ellos como familia se está cumpliendo un sueño como es la construcción de la capilla que esperan se transforme en un lugar de mucha oración y reflexión".

Quiero agradecer a la familia Guzmán, especialmente a don Manuel que fue quien propuso la idea de construir en este lugar esta capilla, como también a todos quienes de una u otra manera se sumaron a la iniciativa y por supuesto a la gran cantidad de personas que hoy nos acompañaron a la misa y ceremonia de inauguración de este hermoso espacio de oración". En entrevista con diario Sexta Región, Juan Pablo Valderrama, sostuvo que: "Han sido tres años muy difíciles para nosotros como familia y que siguen siendo muy duros para todos, quisiera despertar de esto, pero lamentablemente no es así, pero las muestras de cariño que recibimos diariamente de la gente nos ayuda tremendamente".

Por otra parte, el empresario Manuel Guzmán, impulsor de la construcción del recinto de oración, señaló que "El paso siguiente ahora es instalar una nueva gruta en la parte posterior que permita a las personas traer sus velas y orar por los dos angelitos fallecidos, Julita a los 9 años y Florencia a los 12, y porque no pensar que este lugar se transforme en un santuario que sea visitado gran parte del año. Espero que todo esto permita a la gente ser más bondadosa".

Finalmente, la presidenta de la junta de adelanto de Termas del Flaco, Elba Paniagua dijo que esta iniciativa nació hace tres años luego que falleciera Florencia. "Lo primero que se hizo fue instalar en el lugar de la tragedia una gruta que desde esa época es muy visitada al igual que la de la pequeña Julita. "Luego y gracias a don Manuel Guzmán que facilitó el terreno se logró finalmente construir este hermoso espacio de reflexión y recogimiento. La partida de ambas niñas ha sido muy dolorosa no solo para sus familias sino para todos quienes trabajamos en termas, pero a la vez nos ha traído calma y un acompañamiento de mucha reflexión y que invita a una paz interior tremenda. Estas chicas nos han cambiado la vida a todos".

En la ceremonia religiosa estaba presente también la madre de Florencia, Marcia Frías y el padre de la pequeña Julita, además de sus familiares y amigos.