Remando la ola con Felipe Pizarro

Noticias
Tipo de Letra

Amante de los deportes acuáticos y de traspasar su conocimiento deportivo a nuevas generaciones. Esta es la historia del “Chepo” reciente subcampeón latinoamericano de SUP surf 2019.

El fin de semana pasado, se disputó la última fecha del circuito Latinoamericano Alas 2019, donde deportistas chilenos mostraron su buen desempeño en los deportes acuáticos, pero quien no pasó desapercibido fue el rider Felipe Pizarro, quien logró el segundo lugar en la categoría SUP.

El “Chepo” como suelen decirle, ha surfeado firme su carrera deportiva; la constancia y disciplina que lo caracterizan han logrado posicionarlo dentro de los mejores 17 del mundo.

De Santiago a Coquimbo

Felipe nació en la capital, pero a los años se trasladó a la IV región, ahí surgió su amor a primera vista con el mar. Conexión que hoy, a sus 30 años, sigue intacta.

“Viví toda mi infancia y adolescencia frente al mar, era como mi ante jardín, ahí conocí los deportes acuáticos, durante muchos años practiqué windfsurf, kitesurf, stand up paddle y surf”.

Además, con estas disciplinas Felipe, compitió en diferentes categorías incluso en mundiales, donde sus pares lo reconocen como “waterman”.

A los 17 años, retornó a Santiago para estudiar Turismo Aventura y ligar su carrera deportiva con el mundo laboral.

Vida deportiva

Como la mayoría de los atletas de nuestro país, Felipe ha tenido que sortear ciertos obstáculos deportivos para lograr que su carrera sea reconocida a nivel mundial.

“Siempre cuando uno va a ligar su vida al deporte es difícil, no es simple y corriente como se ve, gastamos mucha energía, tocamos puertas y muchas veces no tenemos respuestas”.

La parte deportiva personal siempre fue cuestionable para él, si estaba haciendo lo correcto o tenía que hacer algo más “normal”, aunque expresa “Lo más importante es ser feliz, hacer lo que a uno le gusta sin importar qué tan difícil pueda llegar a ser”.

Pero hoy asegura que vive del deporte y de una u otra manera lo entrega “durante todo el año realizo clínicas deportivas gratuitas, me enfoco en potenciar y enseñar mi disciplina y conocimiento a las personas que no tienen recursos en Chile”, detalló el rider.

Rip Curl Summer Tour

Uno de talleres más conocidos y que se ha realizado durante 10 años es el “Rip Curl Summer Tour”, donde recorre junto a su combi las costas nacionales y comparte con los veraneantes toda su experiencia como windsurf, kite-surf y el sup.

Estos ciclos se imparten todos los años, en el mes de febrero, donde el deportista de melena rubia ha podido practicar con niños, jóvenes y adultos de las locaciones más recónditas del largo Chile.

“Nuestro objetivo es formar un semillero en estos deportes, aprovechando que las clínicas son gratis. La recepción de la gente siempre ha sido espectacular, son muchas las familias que se atreven a aprender y luego quedan muy entusiasmadas para seguir practicando”, señaló Pizarro.

Penas y alegrías

Todos los deportes, por muy distintos que sean siempre traen consigo penas, frustraciones, alegrías y enseñanzas. Y Felipe ha sido uno de los atletas quien más provecho ha sacado a cada una de esas situaciones.

Es difícil congeniar entre la familia, el deporte, el trabajo. Pero se logra cuando se obtienen buenos resultados, ahí se siente que todo el esfuerzo tuvo sentido, expresó.

Agrega también que el deporte le ha enseñado a manejar la tolerancia a la frustración, sacar lo bueno dentro de lo malo para no repetir y crecer deportivamente.

“Mi mayor alegría es estar en el mar, pero deportivamente traer estas dos medallas al país, para cualquier deportista es un sentimiento de máxima retribución”.

Frente a sus dos títulos logrados en El Salvador –plata y bronce- detalló “Me gusta sentir que este logro deportivo significa para chile una pequeña alegría entremedio de los últimos acontecimientos sociales”.

Team Chile

Hace cuatro años, recibió un llamado que sin duda marcaría un antes y un después en su carrera, comenzaría a representar a Chile en diferentes certámenes deportivos, siendo abanderado en diferentes eventos nacionales e internacionales.

“En el mundial del 2017 que se realizó en Dinamarca, ese año, todos los países llevamos arena de nuestras playas y yo fui el encargado de dejar arena chilena en Dinamarca, luego en el 2018, en el mundial de China fui el abanderado nacional”.

Asegura que es una ceremonia que llena de orgullo a cualquier deportista “Los sentimientos están a flor de piel, entre la adrenalina de representar a tu país en el extranjero y además ser el responsable de mostrar la bandera frente al mundo, es una sensación inexplicable”.

 

Fans #1

Felipe, es el menor de cinco hermanos. Y como es el “Conchito” de la familia, asegura que cada uno de los integrantes, celebra cada logro como propio.

“Mi familia es y ha sido un pilar fundamental para lograr cada triunfo, ellos siempre están. Junto a mi esposa Valentina y mi hijo Joaquín, siempre han sido indispensables”.

El pequeño de 9 años sigue las huellas de su padre “Siempre está metido en el agua, ha hecho paddle, windsurf y hace poco comenzó con el surf. Pero no lo presiono, a medida que me va pidiendo le voy enseñando”.

Auspicios

Como en todas las disciplinas, conseguir recursos que sustenten su carrera para poder desarrollarse como un deportista de alto nivel Felipe ha tenido que remar de la mano de muchas marcas que confían en él.

“Si no fuera por mis auspiciadores no podría estar donde estoy, ellos son una pieza fundamental en mi camino como deportista. Agradezco la confianza que ponen en mí, y agradezco también que vibren con cada uno de mis logros”.