Sidebar

Menú

Doctor Ricardo Maccioni: El Premio Nobel de Medicina 2021 ¿Para Chile?

Columnas y Artículos

Feliz se declara el Doctor Ricardo Maccioni, académico de la Universidad de Chile y director del Centro Internacional de Biomedicina (ICC). Inspirado en la compasión, en saber que sus descubrimientos mejoran la vida de un enfermo y de su familia, su trabajo en la frontera del conocimiento ha beneficiado a millones de personas en todo el mundo.

El Doctor Maccioni sumaría dos nominaciones para el galardón de la Academia Sueca por sus estudios sobre el Alzheimer. Y él está convencido de que su trabajo justifica este premio.

De ser así, se repetirá lo que ocurrió con Gabriela: primero el Premio Nobel y después el Premio Nacional. O peor: el Premio Nobel y después nada.

Pero no es primera vez que el Premio Nobel de Ciencias y el nombre de nuestro país hacen noticia. La última y más emblemática ocasión corresponde al Premio Nobel de Física 2011, otorgado a tres científicos norteamericanos por sus descubrimientos en la aceleración de la Expansión del Universo.

En entrevista dada por el Astrónomo chileno Mario Hamuy el domingo 9 de octubre del 2011 en El Mercurio, el científico nacional deja al descubierto todo un "plan" para llevarse el crédito de su trabajo por parte de los ganadores del codiciado premio.

De su boca salen términos usuales del inframundo universitario: "máquina", "cocinar", "pasó la vieja", etc. apuntando hacia ellos.

Lo que ocurrió es que la mitad de los datos y el método de medición de distancias entre supernovas fueron obtenidos por el Proyecto Calán/Tololo, sin los cuales hubiese sido imposible determinar el crecimiento de la aceleración del Universo. Pero peor, fueron utilizados sin su consentimiento.

El académico de la Universidad de Chile reconoce que fue ingenuo e inocente, que se siente engañado y totalmente violentado, que fueron manipulados usando todo tipo de trucos y que él hizo todo lo posible para que la verdad se conociera, pero ante maquinarias tan poderosas como Harvard nada pudo hacer.

Ésta es la historia del Premio Nobel de Física 2011 que se quedó sin el Docto Mario Hamuy Wackenhut y sin Chile.

Pero ¿Necesitamos realmente estos premios?

César Hidalgo, el destacado Físico de la Pontificia Universidad Católica cuya especialidad es el manejo de grandes volúmenes de datos conocido como Big Data (el petróleo del futuro), arroja luz a esta pregunta.

César Hidalgo explica que hay una ley logarítmica que dice que en un país por cada científico hay 10 escritores famosos y por cada 10 hombres de ciencia gloriosos se engendra un inventor famoso. Y es una ley. Además, agrega que la memoria colectiva de nuestro país está centrada en la política, el deporte y en la escritura, ya que nuestro nivel de desarrollo cultural es intermedio.

Somos conocidos por Allende, Pinochet o Neruda. El problema reside en que estas categorías son las más fáciles de alcanzar. Todos los países tienen un político o un deportista famoso. No es necesario ejemplificar.
José Gabriel Palma, Economista de la Universidad de Santiago, creador del Índice Palma para determinar la desigualdad y que desplazó al Coeficiente Gini, se pregunta por el mundo ibérico y su desarrollo del conocimiento social ¿Dónde está el Picasso del pensamiento económico iberoamericano; el García Márquez de su sociología; o el Neruda de su ciencia política? No los hay. Claro, es una categoría más alta. Podríamos parafrasear entonces al distinguido economista y preguntar ¿Dónde está nuestro Marcelo Ríos o nuestra Anita Lizana de la ciencia? No hay en la ciencia chilena "números uno" mundiales. No hay Premio Nobel de Ciencias, no hay Premio Abel, no hay Medalla Fields, no hay Premio Turing. Más aún, Latinoamérica toda en ciencias sólo cuenta con cinco reconocimientos en lo que concierne al Premio Nobel.

El Doctor Ricardo Maccioni tiene 76 años y superó una dura enfermedad no hace mucho. Originario del duro Aysén, reconoce que su resiliencia se la debe a su infancia en esta zona del sur de nuestro país. En el año 1992 dejó incomprensiblemente la comodidad de Denver y regresó a Chile a servir a su patria fundando el Centro Internacional de Biomedicina con fondos internacionales. Cuenta que ahora sólo trabaja 16 horas diarias, pero hubo una época en la cual trabajaba 20 horas diarias. No hay para él proyecto imposible, ese es su sello.

El descubrimiento de la proteína Tau, el planteamiento de la teoría inmunológica del Alzheimer y el desarrollo de tecnologías para detectar tempranamente esta enfermedad tienen la autoría del Doctor Maccioni. Estas dan cuenta de porqué está en carrera por el Premio Nobel.

El Doctor Ricardo Maccioni creó el primer biomarcador que detecta 10 años antes los primeros indicios del Alzheimer y entregó su avance a la ciencia sin pedir nada a cambio. El presidente del "Comité por un Nobel de Medicina para Chile", el Medico Raúl Prieto, recalca que el Doctor Maccioni podría estar sentado en una montaña de miles de millones de dólares, pero lo entregó como beneficio para la Humanidad.

En este año (2021), en el Aniversario 50 de que el más grande poeta del Siglo XX Pablo Neruda recibiese la medalla que recuerda a Alfred Nobel, un chileno podría estrechar nuevamente las manos de los reyes de Suecia.
Las cualidades intelectuales y humanas del Doctor Ricardo Maccioni lo hacen merecedor de las más altas distinciones que se conceden en todo el mundo.

Diego Jove Bascuñán Darwin Vega Vidal
Ing. Civil UCM Ing. Civil Electr. UCh.

Centro De Estudios Avanzados