martes,29 jul 2014

Última Actualización:05:46:18 PM GMT

Tu estas en: Noticias Regantes molestos por actitud de Tinguiririca Energía en conflicto de aguas

Regantes molestos por actitud de Tinguiririca Energía en conflicto de aguas

E-mail Imprimir PDF
alt
Bastante molestos y preocupados se encuentran los canalistas del río Tinguiririca, por la posición que ha adoptado la empresa hidroeléctrica Tinguiririca Energía en su alegato de defensa, tras haberse acogido por parte de la Corte de Apelaciones de Rancagua el recurso interpuesto por los regantes, quienes señalan que se está impidiendo a la junta de Vigilancia del Tinguiririca hacer distribución correcta del agua, especialmente en momentos tan críticos como los que se han estado viviendo y en épocas fundamentales para la agricultura y en segundo término cuestionar el que ambas centrales, La Higuera y Confluencia, estén operando sin contar con los permisos para hacerlo normalmente.
Ante esto el presidente de la Junta de Vigilancia del río Tinguiririca, Jorge Villagrán, manifestó que “Ellos (la empresa hidroeléctrica) han validado la operación que se han vistos obligados a realizar cuando los caudales les han sido insuficientes, a través de lo que han denominado un sistema de operaciones en bloque, algo que nosotros hemos rechazado desde el primer momento en que lo propusieron, frente a esto negociamos con una contrapropuesta, la que nunca fue bien recepcionada, ya que no iba en la línea de lo que ellos querían presentar y que les afectaba derechamente. En ella señalamos que en el período crítico de riego para nosotros, entre el 15 de enero y el 30 de marzo, pedíamos que se operara bajo la propuesta nuestra o de lo contrario que cuando no reunieran el mínimo técnico, dejaran de generar; a lo cual ellos se opusieron y en ese momento la mesa de trabajo se paralizó y nos vimos en la obligación de tener que recurrir a los tribunales”.
Hoy el gran problema es el flujo de entrega de agua desde las centrales de pasada, en un mismo día es posible que no haya caudal y luego se devuelva todo de golpe, algo que para los regantes es absolutamente inaceptable, ya que no pueden programar riegos y para la Junta de Vigilancia imposibilita una correcta distribución del recurso. 
Uno de los puntos que indigna a los canalistas, señala Jorge Villagrán, es cuando la empresa hidroeléctrica responde señalando que “realmente no hay daño, no hay reclamo. Se han empeñado mucho en defender esta posición, porque no ha habido nunca una demanda puntual respecto del agricultor que se le secó el maíz, o de quien demandó por una disminución en su cosecha, o aquel que se vio perjudicado en su porcentaje de exportación; la verdad es que efectivamente el efecto final es el que ellos argumentan no lo hacemos presente. Pero realmente es un descaro decir algo así, porque entonces para que esto se sensibilice tendríamos que tener a la agricultura perdiendo sus cosechas y así ellos se dieran cuenta que están produciendo un problema. Les hemos hecho ver en reiteradas ocasiones lo que esto puede llegar a producir, esperemos que no tenga que llegar la sangre al río, para que ellos entiendan que el problema existe”.
 
FUTURAS MOVILIZACIONES
Los regantes están molestos, y esa molestia puede ser que se canalice en una movilización masiva y en la calle. Por ello es que en reunión sostenida en San Fernando el pasado viernes, entre la Junta de Vigilancia y diversos actores que se sienten perjudicados con el actuar de las Hidroeléctricas, se definió la constitución de una comisión que organice una actividad que demuestre el rechazo a la actitud sostenida por la empresa Tinguiririca Energía. Una situación que es muy posible terminé en una manifestación de protesta en la calle, haciendo público todo lo que han debido sufrir los canalistas por el flujo irregular de agua que han recibido desde el año 2010 hasta esta fecha.
Miguel Ángel Guzmán, vocero de la Junta de Vigilancia del río Tinguiririca, señaló que “Lo que está ocurriendo con nuestro recurso judicial y las posibles soluciones a los problemas, está siendo observado con mucho detención por otras juntas de vigilancia, que también sufren con la instalación de estas hidroeléctricas de pasada, esto porque la Higuera y Confluencia son una de las primeras experiencias de mega centrales de pasada construidas en mucho tiempo en el país, es por ello que se está siguiendo nuestro proceso. Esto para que sirva de experiencia y también para poner de base  las series de deficiencias de la institucionalidad ante estas construcciones, donde se han dado sanciones a las empresas generadoras de 20 UTM, algo que en solo un día de ejercicio de estas centrales está pagada la multa sobradamente. Además que dichas multas son de ingreso público y ni siquiera son en beneficios de los canalistas y regantes dañados”./